Inmodiario

Árima Real Estate ha presentado sus resultados del primer trimestre de 2019. En este periodo, que equivale a su primer trimestre completo de vida, la Socimi ha obtenido -según IFRS- un beneficio neto de 3,7 millones de euros. Con resultados de cierre de 2018, la Compañía había anunciado una revalorización de su cartera de un 8.7% y un NAV (Net Asset Value) de 10,13 euros por acción. Con los activos incorporados hasta la fecha, la cartera de Árima alcanza un valor de mercado de 130 millones de euros, con oficinas representando un 87% del total de la cartera y logística el 13% restante.

En apenas cinco meses, desde su debut en el parqué, el equipo de Árima ha cerrado seis operaciones inmobiliarias, conformando una cartera muy equilibrada y en línea con su estrategia de inversión. La cartera cuenta a día de hoy con una superficie bruta alquilable (SBA) total de 55.000 m2 y más de 460 plazas de aparcamiento bajo rasante.

Todos los inmuebles llevan el sello diferenciador del equipo de Árima: oficinas y activos logísticos en Madrid adquiridos a precios muy atractivos y con un gran potencial de revalorización, con el fin de generar una excelente rentabilidad para los accionistas de la Compañía. Todos encajan en el concepto prime por sus características y emplazamiento.

La ampliación ¬-lanzada y completada con éxito a principios de abril, en un momento de mercado caracterizado por la volatilidad - ha permitido a Árima incrementar su capital en un 40% en tan solo 5 meses después de su estreno en Bolsa, lo que demuestra la gran confianza de los inversores en la labor realizada por su equipo gestor, así como en el cumplimiento de los objetivos marcados en su estrategia de negocio. La ampliación se ha acometido con la finalidad de materializar las oportunidades que el equipo de Árima ha analizado en el mercado español acorde con su estrategia de inversión. El equipo gestor tiene en fase avanzada de análisis un buen número de activos, de los cuales varios están bajo negociación.

Asimismo, para acometer las inversiones más inmediatas, Árima ha firmado en el trimestre una póliza de crédito puente con CaixaBank por un importe de 30 millones de euros. Las negociaciones para obtener una financiación a largo plazo se encuentran muy avanzadas.

En cuanto a los principales hitos relacionados con los activos, el plan de reposicionamiento de los inmuebles Habana y América avanza según el plan establecido. Los proyectos acquitectónicos y licencias se preveen ultimados a finales de este año, y se espera que las obras den comienzo en 2020.

Asimismo, el equipo de Árima tiene ya definido el plan de sostenibilidad, uno de los pilares básicos de la Compañía, con el edificio Cristalia que ya cuenta con la certificación LEED Gold, una de las máximas calificaciones reconocidas internacionalmente, y con objetivos marcados para buena parte del resto de su cartera.

Además, Árima ha obtenido la certificación RICS, convirtiéndose así en la única compañía patrimonialista de España regulada por la Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS), la organización internacional de interés general que representa la calidad de los profesionales del sector inmobiliario y de la construcción, y es el referente para la confianza del mercado.

Por tanto, el equipo gestor sigue demostrando su capacidad para cumplir el plan de negocio de manera escrupulosa y generar así valor a sus accionistas.