Inmodiario

Empiezan a soplar vientos favorables para el Grupo Urbas que, al cierre consolidado del ejercicio, confirma sus estimaciones iniciales: se dice adiós a los números rojos, y se entra en una senda positiva. Así, el beneficio neto de 2016 alcanza los 4,7 millones de euros. Unos números en los que ha influido la finalización de la integración y absorción de los activos de Aldira Inversiones Inmobiliarias.

Con objeto de fortalecer el balance y la posición financiera de Grupo Urbas, se ha decidido homogeneizar las valoraciones de todos los activos incorporados en la operación con Aldira Inversiones Inmobiliarias. Esto supone que todos los elementos que formaron parte de la fusión se valorarán al precio de tasación, en lugar de su valor contable, dándose una imagen mas fiel de su valor real. De este modo, todas las aportaciones de Aldira Inversiones Inmobiliarias están valoradas en 449 millones de euros, en lugar de los 234 millones de euros contabilizados inicialmente.

La consecuencia de esta re-expresion de las cuentas, que no reformulación, es la amortización del fondo de comercio reconocido por 81 millones de euros, que nació como consecuencia del no afloramiento de las plusvalías latentes que hoy se ponen de manifiesto. Éste se ve compensado por los 215 millones de euros del incremento de valor de los activos, quedando pues un aumento en fondos propios de 133,7 MM de euros como resultado final de dicha compensación.

De este modo, se sientan las bases para que la compañía siga adelante con sus planes de futuro. Un eje fundamentado en la continuada reducción de la deuda del Grupo. En el primer trimestre del año se ha logrado un acuerdo con SAREB y otras entidades para refinanciar algo más de 47 millones de euros. De este modo, la deuda actual vencida alcanza los 98.6 millones de euros, y la intención del Consejo de Administración es continuar con la política de contención de gastos, renegociación y reducción de las deudas que se ha venido ejecutando hasta el momento.

De hecho, ya se están preparando nuevas operaciones de refinanciación y reducción de cara a los próximos meses. No sólo eso, es que -si no hay grandes cambios en el mercado inmobiliario- no es descartable que pueda reiniciarse la actividad promotora. No hay que olvidar que el Grupo Urbas cuenta con 14 promociones en cartera, con 98 viviendas; 2 locales; y 18 millones de metros cuadrados en suelos en distintas provincias. Todo ello junto a un Hotel Residencia; tres centros comerciales y seis locales para alquiler. Unos activos que, según la valoración global efectuada por la compañía, alcanza los 594 millones de euros.

Con estos mimbres Grupo Urbas confía plenamente en continuar adelante con la consolidación del balance y el desapalancamiento del grupo, dotando de fortaleza a la compañía para reiniciar sus operaciones. Algo en lo que es esencial el apoyo de sus principales accionistas, que garantizan la liquidez de la misma en un pacto parasocial hasta el 2018, y también al respaldo de los inversores minoristas. De hecho, la evolución en bolsa de Urbas está reflejando los esfuerzos realizados. Prueba de ello es que, en lo que llevamos de año se ha revalorizado un cien por cien, fruto de la buena evolución de los fundamentales de la compañía y de las positivas expectativas que hay en torno al Grupo Urbas.

  • Tags