Inmodiario

Sacyr no está siendo la única constructora que en los últimos meses se ha convertido en refugio de inversores confiando en la buena evolución futura de su cotización bursátil. FCC, la compañía controlada por Alicia Koplowitz y dirigida por su hija y por Juan Béjar, también está siendo objeto de abundantes compras.

A pesar de las evidentes estrecheces de liquidez y una deuda de casi 7.500 millones, se trata de una de esas empresas oficiosamente ‘sistémicas’ que siempre contarán, salvo que la cosa se ponga imposible de aguantar, con el respaldo de las grandes entidades financieras para seguir adelante.

Así, en apenas mes y medio su valor bursátil ha aumentado un 80%. No fue una reacción inmediata a la presentación, a principios de año, de un plan de negocio en el que se comprometían a reducir la deuda financiera en 2.200 millones gracias a múltiples desinversiones, ni el ERE masivo que le siguió. Hubo que esperar hasta los primeros días del pasado mes de julio para que los inversores respaldaran el futuro de la constructora.

Fue a raíz de que se anunciara la venta de parte del negocio de agua en Chequia por más dinero del inicialmente previsto y que el semestre terminaría, como así fue, con 300 millones de caja generada por desinversiones, lo que avivó las esperanzas.. Esto ponía sobre la mesa la posibilidad de adelantar la fecha para la reducción de deuda y, lo que es más importante, los bancos habían aceptado comenzar en serio las negociaciones para refinanciar los préstamos (este año vencen 3.900 millones) en octubre.

Aquella subida coincidió con cierres de posiciones cortas, operaciones que normalmente esperan nuevas caídas en la cotización para que sean rentables, copaban a finales de junio el 4,34% del capital de FCC. El cambio de tendencia provocó que algunos de estos inversores trataran de comprar acciones de la compañía a toda prisa, antes de que subieran más, lo que a su vez hizo de catalizador para animar la remontada. Ahora, según los registros de la CNMV, las posiciones cortas en FCC llevan un mes ancladas en el 3,09% del capital de la empresa, que es el nivel más bajo desde febrero, mes en el que registró un 3,19%.

Lo demás, ya se sabe, FCC obtuvo casi 300 millones de euros de beneficio bruto de explotación (EBITDA) de enero a junio, que suponen una rentabilidad sobre ingresos del 9,38%, cifra superior a la lograda en el mismo período por Ferrovial (8,04%) y la de ACS del primer trimestre (8,44%).

Si tomamos como referencia la llegada al frente de la gestión del tándem Esther Alcocer-Juan Béjar, FCC ha logrado ganar un 37% desde el 1 de enero, a pesar  de esos 607 millones de euros perdidos en el primer semestre, debido al apunte contable de dejar a cero el valor de su ya ex filial austriaca Alpine, que está en liquidación judicial.