Inmodiario

Madrid. Sacyr ha obtenido un resultado bruto de explotación (ebitda) de 399,5 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012, lo que supone un incremento de la rentabilidad bruta (margen de ebitda) del 13,9% al 15,1% en el periodo, gracias a la política de reducción de costes y vigilancia extrema de la rentabilidad. La positiva evolución de los negocios en el tercer trimestre del año ha permitido que la cifra de negocios varíe el -3% frente al mismo trimestre del ejercicio anterior y el ebitda haya caído menos del 1% en ese mismo periodo. Este favorable desarrollo del trimestre ha situado la cifra de negocios en 2.650 millones de euros, con lo que ha moderado su disminución desde el -17% del primer semestre al -12% actual y el ebitda del -7% hasta el -5% en el conjunto del ejercicio.

Este resultado operativo confirma la buena evolución de los negocios del grupo, especialmente servicios, construcción internacional, concesiones y patrimonio inmobiliario, en un entorno económico complejo. El resultado de explotación (ebit) obtenido en el tercer trimestre ha sido un 16% superior al que tuvo entre julio y septiembre de 2011 y el beneficio neto del tercer trimestre ha duplicado al del mismo periodo del año anterior hasta los 34 millones de euros. Todo ello ratifica la adecuada estrategia que está llevando a cabo el grupo de apostar por sus negocios core, reducir costes y deuda, mejorar la rentabilidad y desarrollar su actividad internacional y la nueva división Sacyr Industrial.

La facturación del grupo en el exterior se ha elevado de forma notable y representa ya el 40% del total (36% en septiembre de 2011), que supera el 51% en lo que se refiere a la actividad sólo de construcción.

La deuda financiera neta a septiembre era de 8.821 millones y la deuda corporativa 273 millones, un 15% menos que a diciembre como resultado del control estricto de la misma. El endeudamiento se encuentra perfectamente estructurado en cada área de negocio y cuenta con un calendario de vencimientos que los sitúa en un 88% después de 2013.

Gracias a la positiva evolución del tercer trimestre, el beneficio neto contable de los nueve primeros meses se situó en -701,4 millones de euros frente a los -735,3 del primer semestre del ejercicio, ya que en los resultados del semestre realizamos el deterioro del valor contable de la participación de Repsol según su valor recuperable al aplicar los criterios contables en línea con la estrategia de prudencia contable, transparencia y fortalecimiento del balance implantada en la compañía.

El grupo sigue manteniendo una elevada cartera de ingresos futuros con 39.878 millones de euros, en la que el 54% procede de las actividades internacionales. Las áreas de ingresos más recurrentes (concesiones, patrimonio y servicios) aportan el 85% del total de la cartera, que contiene 16.803 millones de ebitda latente que se generarán en próximos ejercicios.

Dentro de la actividad de construcción, la cartera internacional asciende al 78% debido a la intensa actividad licitadora que se está realizando fuera de España.

Construcción (Sacyr Construcción + Somague). Los ingresos del área alcanzaron los 1.454,8 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012, un 25,2% menos que en el mismo periodo de 2011, debido principalmente al descenso de la actividad en España y Portugal. El resultado bruto de explotación ascendió a 77,6 millones de euros, un 29,9% menos, y el margen de ebitda se mantuvo en el 5,3%, gracias a la política de reducción de costes. La facturación internacional del área representa más de la mitad del
total, un 51% frente al 46% de 2011.

La cartera de obra asciende a 5.889 millones de euros y garantiza 36 meses de actividad. En el tercer trimestre, Sacyr ganó su primer contrato en Togo por importe de 54 millones de euros, en Panamá se adjudicó la construcción de una infraestructura portuaria para una empresa minera por 32 millones de euros y en Angola construcciones hospitalarias y una residencia, entre otros contratos en el exterior. En España también se adjudicó proyectos como la remodelación de un tramo de la carretera GC-1 en Las Palmas, obras en la Universidad de Granada y la adaptación de una nave industrial en el Parque Logístico Zona Franca de Barcelona, entre otros.

Concesiones de infraestructuras (Sacyr Concesiones). En los nueve primeros meses del año, Sacyr Concesiones aumentó sus ingresos concesionales un 13,7%, periodo en el que ya han aportado cifra de negocio dos nuevos activos que durante el mismo periodo de 2011 estaban en construcción: la autopista Vallenar-Caldera en Chile y el Hospital del Santo Espíritu de Isla Terceira (Portugal). La cifra de ingresos total fue de 192,9 millones de euros frente a los 369,3 millones de euros de 2011 debido a los
menores ingresos registrados por construcción en 2012 (77,5 millones de euros) respecto a 2011 (267,8 millones de euros). El ebitda registró un incremento del 6,3% hasta los 72,7 millones de euros con un margen bruto del 63%, en línea con las previsiones. En el tercer trimestre Sacyr Concesiones cerró la venta del 45% de la Autovía del Arlanzón a un fondo de inversiones, manteniendo el grupo el 55% restante. El importe de la operación ascendió a 106 millones de euros. El 64% de la cartera de ingresos de Sacyr Concesiones, que asciende a 19.859 millones de euros, procede de activos fuera de España. Esta cartera se incrementará en el último trimestre del año por la obtención de dos nuevos contratos de construcción y concesión en Chile (el hospital de Antofagasta y la autopista La Serena-Ovalle).

Patrimonio en alquiler (Testa). La facturación de Testa en los nueve primeros meses del año fue de 188,3 millones de euros, un 1,5% superior al mismo periodo del año anterior. El ebitda ha crecido un 13,1% hasta 167,6 millones de euros (79% de margen) debido a las mejoras operativas en la gestión y a la venta del inmueble de paseo de Gracia 56 en Barcelona. El beneficio neto mejora un 45,5% hasta 77,4 millones. La fortaleza de la cifra de negocios pone de relieve la estabilidad de la división de patrimonio del grupo. El nivel de ocupación de los inmuebles de Testa se sitúa en el 97%, prácticamente plena ocupación.

Servicios (Valoriza). Las actividades de Valoriza mantienen un ritmo de crecimiento constante que ha llevado a su cifra de negocios a una mejora del 16% respecto a 2011, hasta 835,7 millones de euros. El ebitda alcanzó los 124,2 millones de euros, similar al de 2011 (debido a la evolución de los precios de la electricidad y a una mayor aportación de la construcción en la actividad de agua cuya contribución al ebitda se producirá cuando entre en explotación), con lo que el margen operativo fue del 15%. Por áreas, Agua facturó 273,5 millones (54,5% más); Energía, 142,5 millones (11,8% más); Medioambiente, 224,4 millones (7,7% menos por la rescisión de algunos contratos con dificultades de cobro) y Multiservicios 195,2 millones (12,7% más).

Sacyr Industrial, que ganó su primer contrato en el exterior en el primer semestre del año, está realizando estudios y ofertas de varias plantas en los sectores de petróleo y gas, tratamiento de residuos, generación de energía, cogeneraciones, infraestructuras eléctricas y subestaciones en diversos países (Perú, Bolivia, Panamá, Colombia, Chile, Reino Unido, Australia y Europa del
Este).

En el periodo, Valoriza se ha adjudicado otros relevantes contratos: en Agua (ciclo integral y ETAP) por importe de 325 millones de euros; en Medioambiente (limpieza viaria, mantenimiento de zonas verdes, explotación de planta de biometanización) por más de 140 millones; y en Multiservicios (diversos contratos de mantenimiento, limpieza de edificios, conservación de carreteras, servicios energéticos integrales, gestión de residencias de tercera edad y servicios a la dependencia) por un importe global de 150 millones.

Promoción inmobiliaria (Vallehermoso). El tercer trimestre ha sido muy positivo en este área que ha facturado 65 millones de euros entre julio y septiembre con la entrega de 72 viviendas y la venta de suelo por 44 millones. En el conjunto de los nueve primeros meses del año, facturó 114,6 millones y vendió 223 viviendas, cifra que avanza en el objetivo de reducción del stock pese al mal momento del mercado inmobiliario en España. A 30 de septiembre la cartera contratada ascendía a 34,5 millones de euros y el stock de viviendas pendientes de venta era de 974 unidades, un 24% menos que hace un año.