Editor de InmoDiario.
Inmodiario


Madrid. La facturación de las empresas españolas de ingeniería retrocedió un 0,6% en 2009, situándose en 11.200 millones de euros, en un contexto de contracción de las ventas en el mercado nacional (-11% en 2009) y de notable expansión del negocio en mercados exteriores (+18% en el citado año). De este modo, la actividad internacional supuso el 42% de la facturación sectorial en 2009, diez puntos porcentuales más que en 2007.

Evolución del mercado

La facturación agregada de las empresas de ingeniería se vio negativamente afectada en 2009 por el desfavorable comportamiento de la actividad económica, lo que se tradujo en una significativa caída de la demanda nacional. El negocio en mercados exteriores, en cambio, continúo creciendo a tasas altas, aunque a menor ritmo que en los ejercicios precedentes.

El volumen de negocio total se situó en 11.160 millones de euros en 2009, lo que supuso un 0,6% menos que en 2008, año en el que había crecido un 12,3%.

La facturación de las empresas en el mercado nacional experimentó una caída del 10,8% en 2009, hasta situarse en 6.470 millones de euros. Esta evolución estuvo marcada por el desfavorable comportamiento registrado por el segmento de ingeniería industrial. Por su parte, los ingresos de las empresas de ingeniería en el extranjero aumentaron un 17,8%, cifrándose en 4.690 millones de euros.

El segmento de ingeniería industrial se mantiene como el de mayor importancia en términos de facturación, al representar el 60% del total, con unos 6.590 millones de euros en 2009, un 1,8% menos que en 2008. Los segmentos de ingeniería civil y recursos naturales y medio ambiente crecieron en torno al 1% en cada caso.

La debilidad de la demanda nacional de servicios de ingeniería seguirá penalizando en los próximos meses a la facturación de las empresas del sector, lo que se traducirá en el cese de la actividad de nuevas empresas de pequeño tamaño. Así, las perspectivas de evolución de la facturación en el mercado nacional para los próximos años apuntan hacia un nuevo descenso de la facturación en el ejercicio 2010, aunque más moderada que en 2009.

Por su parte, la facturación en mercados exteriores seguirá ganando peso en el volumen de negocio total, gracias a la decidida apuesta por la expansión internacional de las principales empresas españolas, ante las oportunidades de negocio que ofrecen algunos mercados.

En este contexto, los ingresos totales podrían contabilizar una tasa de variación anual del 3,5% en 2010, lo que supondría alcanzar los 11.550 millones de euros, mientras que en 2011 el volumen de negocio podría alcanzar los 12.600 millones de euros.
 
Estructura de la oferta

En el sector de ingeniería operaban en enero de 2009 unas 700 compañías con una plantilla igual o superior a veinte empleados, unas 25 menos que un año antes. La mayor parte son compañías de pequeña y mediana dimensión, las cuales coexisten con un grupo reducido de empre-sas de tamaño grande.

Los dos últimos ejercicios han estado marcados por el crecimiento del negocio de los operadores de mayor tamaño y por el cierre de pequeñas compañías, lo que se ha traducido en una mayor concentración de la oferta empresarial.

El grupo de los cinco primeros competidores reunió en 2009 una participación conjunta sobre la facturación sectorial del 51%, porcentaje que se situó en el 61% al considerar los diez primeros.