Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID.   Reyal Urbis finalmente no ingresará los 205 millones de euros que Nozar le adeudaba por una compra de acciones de Colonial pactada en diciembre de 2007, títulos que además volverán a ser propiedad del grupo inmobiliario que controla y preside Rafael Santamaría, informó hoy esta empresa.

   La inmobiliaria de la familia Nozaleda tendrá que compensar a Reyal Urbis con una indemnización de 70,47 millones de euros por no cumplir el acuerdo de compraventa.

   No obstante, Reyal Urbis calcula que, a pesar de esta compensación, la ruptura del acuerdo le generará una resultado negativo antes de impuestos de 144 millones de euros.

   Este importe es consecuencia de no ingresar los referidos 205 millones de euros previstos y de la devaluación de las acciones de Colonial con que se tendrá que quedar (representativas del 3,78% de su capital social), habida cuenta de que el acuerdo de venta se cerró a 3,41 euros por acción, cuando actualmente Colonial cotiza 0,14 euros.

   No obstante, la inmobiliaria de Rafael Santamaría indicó que reconocerá dicha eventual pérdida en el momento en que se materialice la ruptura del acuerdo (ambas empresas se han dado de plazo hasta el 31 de marzo de 2009) y su importe podría variar en función de otras operaciones y cobros que se cierren en dicho periodo.

   Se da además la circunstancia de que Santamaría tuvo recientemente que cumplir un acuerdo que tenía pendiente con Corporación Financiera Issos, grupo de José Ramón Carabante, y comprarle acciones de Reyal representativas del 4,29% del capital por 125,4 millones de euros, importe que duplica el actual valor en bolsa de la inmobiliaria.

CAIDA EN BOLSA Y CRISIS DEL SECTOR.

   La ruptura del acuerdo entre Reyal y Nozar deriva de la referida devaluación registrada por Colonial en bolsa en el último año y de la escasez de liquidez y financiación de las inmobiliarias por la actual crisis del sector.

   El acuerdo de compraventa original data de diciembre de 2007, cuando Reyal Urbis acordó vender la participación del 5,37% que tenía en Colonial a Nozar y a Global Cartera de Valores por un importe total de 300,87 millones de euros (a 3,4181316 euros por cada título de Colonial).

   En virtud de dicho acuerdo, Nozar y Global Cartera pagaron una pequeña cantidad de la compra y aplazaron el abono del resto un año (a diciembre de 2008). No obstante, la crisis del sector inmobiliario ha dificultado el cumplimiento del pacto.

   De hecho, el otro comprador, Global Cartera de Valores (sociedad de un grupo de empresarios liderados por Domingo Díaz de Mera y varias cajas de ahorro y que actualmente controla un 5,9% de Colonial), que se comprometió a comprar a Reyal un 1,34% de Colonial ha solicitado concurso voluntario de acreedores por no poder afrontar el pago de la transacción.