Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 SAN SALVADOR, 31 Oct.  El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió hoy que España vive un periodo de "estancamiento económico" y tendrá "dificultades muy serias" para crecer, por lo que anunció que estudia nuevas medidas de apoyo a las familias y las empresas para estimular la actividad económica.

Es curioso la aversión del Presidente a usar las palabras crisis o recesión. Da la impresión que sería como el reconocimiento de un fracaso personal. Y que antepone el cuidado de su propia imagen a la necesidad de decir la verdad acerca de la situación económica.

   Durante una rueda de prensa en el marco de la XVIII Cumbre Iberoamericana que se desarrolla en El Salvador, Zapatero avanzó que el Gobierno "seguirá tomando decisiones" pensando en las familias y las empresas, pero apostó por que se haga de forma coordinada con la Unión Europea.

   En este sentido indicó que el "objetivo fundamental" de su Ejecutivo es garantizar las políticas sociales, en favor del empleo y de ayuda a las familias, y explicó que hablará de posibles medidas el próximo lunes con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, "para hacer bien las cosas".

   "Me parece esencial trabajar en coordinación, en relación con las posibles medidas que se puedan adoptar, con la Comisión Europea", declaró.

   Por ello, afirmó que igual que el Gobierno ha tomado ya decisiones en materia fiscal, de infraestructuras y de apoyo al sector financiero, "seguirá tomando decisiones fundamentalmente pensando en las familias y en las empresas".

   Así, puso como ejemplo que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, iniciará el lunes una ronda de contactos con los agentes sociales para abordar la situación del sector industrial en general, y en el marco de esos contactos se abordará la creación de una mesa específica para el automóvil.

   "Estamos dispuestos a hacer programas de apoyo a sectores productivos, pero la industria del automóvil tiene una dimensión transnacional y, por tanto, parece más lógico que exista un plan global de acción desde la Unión Europea", declaró.

LÓGICA CAIDA DEL CONSUMO Y LA DEMANDA.

   En relación con la estimación del Banco de España que apunta que la economía española registró un crecimiento negativo del 0,2% en el tercer trimestre del año respecto al trimestre anterior, Zapatero indicó que esto confirma la "tendencia en la que están todas las economías desarrolladas" de "no crecimiento económico".

   La "causa fundamental" de esta situación es, según Zapatero, la "gravísima" crisis financiera internacional que ha "minado" la confianza de empresarios y consumidores. "Es lógico que haya una caída del consumo y de la demanda", reconoció Zapatero, quien se mostró convencido de que se va a "vencer" esta crisis.

   Al respecto, subrayó que en los últimos días se han conocido algunos datos positivos como la caída de la inflación o el descenso del Euribor.

   En relación a la inflación, pronosticó que "va a seguir bajando" hasta situarse en el 3% o incluso por debajo a final de año, lo que supondrá un estímulo al consumo y aliviará la presión sobre los precios y, por tanto, sobre la capacidad adquisitiva de las familias.

   Respecto al Euribor, Zapatero dijo que su descenso de los últimos días indica que hay menos tensión para prestarse dinero entre los bancos y que también va a repercutir "en poco tiempo" en una rebaja de las cuotas de las hipotecas.

   "Todo esto nos va a permitir un escenario para trabajar con más fuerza en la recuperación en 2009, que es el objetivo del Gobierno, sabiendo que tenemos un periodo de estancamiento económico en el que, al igual que todas las economías, va a haber dificultades muy serias para crecer económicamente, pero sabiendo también que tenemos todo el abanico de políticas sociales desplegado y que vamos a desplegar más", concluyó.