Editor de InmoDiario.
Inmodiario

BILBAO, 30 Oct.    La nueva caja, resultante de la fusión entre BBK y Kutxa, se constituiría como la tercera caja de ahorros de España por beneficios y patrimonio neto, con unas cifras de 523 millones y 7.434 millones, respectivamente.

   Estos datos se recogen en los informes de los Consejos de Administración de BBK y Kutxa dados a conocer hoy después de que aprobaran el proyecto de fusión entre ambas cajas para la creación de una nueva entidad que se denominaría "Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Euskadi".

   En el informe se destaca que una integración contribuiría decisivamente" a reforzar la "solidez financiera" de ambas entidades y por tanto, "a asegurar la sostenibilidad a largo plazo de la favorable posición competitiva de las mismas".

   Las cajas insisten en la necesidad de la operación, teniendo en cuenta la existencia de un entorno económico y financiero "tan difícil como el actual" y afirman que la entidad resultante sería "ya desde su inicio la tercera Caja de ahorros del Estado por beneficios y patrimonio neto, "tan solo por detrás de La Caixa y Caja Madrid".

  En términos de porcentaje de balance sería la primera, ya que la nueva caja alcanzaría un valor del 15%, "ocupando por tanto un destacado primer puesto en el ranking, muy por encima del 8%, que representa el valor medio del Top 15 de las cajas".

   En concreto, la nueva caja contaría con unos activos totales de 49.934 millones, unos beneficios de 523 millones, un patrimonio neto de 7.434 millones, un total de 753 sucursales y 5.284 empleados.

   Ambas cajas aseguran que dicha entidad sería, "ya desde su inicio, una fuerza económica de primer orden, con una importante presencia en los más importantes sectores económicos".

   Su cartera de participaciones al 30 de septiembre de 2008 incluiría, entre otras: CAF (17,7%), Banco Guipuzcoano (24,5%), Biharko (85,0%), Bod. Bilbaínas (5,9%),  Euskaltel (56,1%), Electra (5,9%) Zeltia (2,8%), Iberdrola (7,2%) Natraceutical (4,6%) Enagás (5,0%), NH Hoteles (5,1%) Itinere (7,5%), Red Eléctrica (2,2%), Natra (8,9%), Petronor (14,0%), Norbolsa (87,0%), Ahorro Corporación (5,3%) y GAM (5,2%).

   Asimismo, defienden que esta integración permitiría disponer de los recursos necesarios para "defender la posición competitiva" en Euskadi ante la "fuerte presión" del resto de entidades, complementar,  racionalizar y, en un futuro, desarrollar" el proceso de expansión a otras zonas llevado a cabo en los últimos años por ambas entidades.

   "La integración de conllevaría mayores recursos al servicio de los clientes, lo que permitiría una atención más segmentada y personalizada, así como mayores medios para la inversión en innovación y en la calidad de servicio, mayor capacidad para atender proyectos territoriales de interés general, en el plano económico y de infraestructuras, así como para el desarrollo económico, social y medioambiental", dijo.

   Además, les permitiría reforzar la solidez financiera de la entidad resultante, permitiendo desarrollar un proyecto empresarial con mayor posibilidad de desarrollo del personal y con más solidez de futuro.

   Ambas cajas consideran que la reactivación del proceso histórico de integración de las cajas dentro del Estado "es tan sólo una cuestión de tiempo". En este sentido, apunan que una hipotética fusión de las cajas de Andalucía, la Comunidad Valenciana o Castilla-León "resultaría, por ejemplo, en la creación de entidades que superarían significativamente, cada una de ellas, en los principales parámetros de negocio incluso a la entidad resultante de integrar a BBK y Kutxa.

VITAL

   En el informe se contempla que Vital "se pueda incorporar en un futuro próximo" a la nueva entidad "cuando sus Órganos de Gobierno lo decidan, y todo ello en el sentido de completar el proceso de creación de una única Entidad fuerte y competitiva, radicada en Euskadi, que aglutine y represente los intereses y valores de las tres cajas".

   BBK y Kutxa destacan también que que la entidad resultante del proceso de Fusión será "más grande, más solvente y más productiva", permitiendo obtener unas sinergias de en torno al 15 por ciento del beneficio recurrente de la nueva caja, "mientras que los costes de la integración, que no son recurrentes, se estiman en dos veces las sinergias anuales".

   Una fusión posibilitará el acceso "a nuevos mercados y nuevos clientes", abrirá el abanico de productos y servicios a ofrecer y mejorará la posición competitiva de la entidad en "un mercado muy agresivo donde las entidades de menor tamaño tienen mayores problemas para adaptarse a una demanda cada vez más cambiante".

   Asimismo, se destaca que el coeficiente de solvencia de BBK y Kutxa, "unido a un tamaño y una estructura adecuados", hacen que la nueva caja pueda "afrontar con totales garantías los "retos".

   Ambas cajas afirman que las ventajas de la fusión se hacen "especialmente relevantes" en un entorno como el actual caracterizado por las "dificultades" para el acceso a los mercados de financiación, el "incremento" de la morosidad, que acentúa la "necesidad de una mayor solidez financiera", los requisitos de capital "cada vez más exigentes".

   En este contexto, se destaca en el informe que, en los últimos años, se ha observado la oportunidad de realizar un proceso de integración entre las tres cajas más representativas en cada uno de los tres Territorios vascos los efectos de constituir "una única entidad más fuerte y competitiva que aproveche las ventajas y sinergias mencionadas previamente".

   La operación se llevará a cabo mediante la modalidad de fusión por extinción de las cajas de ahorros BBK y Kutxa, lo que implicará la "transmisión en bloque" de los respectivos patrimonios a la nueva entidad, que va a adquirir por sucesión universal los derechos y obligaciones de aquéllas.

   Para la operación se utilizarán como balances de fusión los de Kutxa y BBK cerrados a 30 de Septiembre de 2008 y se estima el 1 de enero de 2009 como la fecha para la puesta en marcha de la nueva entidad.

   El acuerdo de fusión deberá ser adoptado por las asambleas generales de BBK y Kutxa y, posteriormente, estará sometida a las correspondientes autorizaciones por parte del Gobierno vasco, la Comisión Nacional de la Competencia, así como por otros organismos, entidades o instituciones comunitarias, estatales y autonómicas.

   Será coordinado a través de una Comisión de Coordinación que, inicialmente, estará compuestos por los dos presidentes de las cajas, que nombrarán, cada uno de ellos, a otra persona o, como máximo dos, de cada una de las entidades.

   Esa Comisión de Coordinación de la fusión se encargará de designar a un presidente y un vicepresidente, así como a un secretario. Este órgano, que se reunirá, con carácter general, una vez cada quince días desde hoy, adoptará sus decisiones "por unanimidad" y, de no ser posible, se elevará la cuestión a los respectivos Consejos de Administración para que resuelvan sobre la misma.

   Asimismo, se establece que, durante un plazo provisional y transitorio, los órganos de Gobierno estarán constituidos por una Asamblea General, un Consejo de Administración y una Comisión de Control integrados por todos los miembros de los correspondientes órganos de gobierno de las Cajas fusionadas.

   Como Órgano delegado del Consejo de Administración actuará una Comisión Ejecutiva integrada por todos los miembros de las Comisiones Ejecutivas de ambas Cajas, en la que actuarán como presidente, vicepresidente y secretario quienes lo sean del Consejo de Administración.

   En este sentido, se señala que actuará como presidente del consejo de administración, Xabier de Irala Estévez, como vicepresidente, Xabier Gotzon Iturbe Otaegui y como secretario, Ángel Lobera Revilla.