Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, pidió hoy a las autoridades internacionales que establezcan "un terreno de juego igual para todos" que sea "claro y transparente" y con "seguridad jurídica" para restablecer la confianza y salir de la crisis.

   El directivo aseguró durante su intervención en la 47º Asamblea de Antiguos Alumnos de IESE que el desarrollo económico "se basa en los agentes económicos", por lo que no se puede "ni se debe" desplazar a las autoridades de la responsabilidad de la salida de la crisis actual.

   En este sentido, Goirigolzarri indicó que recuperar la confianza será "un proceso lento y exigente", dijo que los que están "en la parte buena" deberán de "tirar de todos".

   Tras recordar que el negocio de los bancos no es quedarse con la liquidez, sino conceder créditos, Goirigolzarri  abogó por "recuperar la calma" y hacer "un diagnóstico realista" para salir de la situación. A su juicio, para que se restablezca la confianza y se desarrolle la economía es necesario asumir que "hemos vivido una época única que se acabó y es irrepetible", algo que considera "bueno", porque ha llevado a la economía a la situación actual.

   "Estamos en un entorno de aversión al riesgo", señaló Goirigolzarri, quien apuntó que los niveles de apalancamiento y generación de liquidez que ha habido hasta ahora "no se van a producir", y los costes del endeudamiento "serán mayores".

   Además, el ejecutivo opinó que habrá un proceso de desapalancamiento del sistema financiero que irá acompasado de una pausa para "digerir" la realidad y las pérdidas y para que se consigan elementos de certidumbre para atraer capital.

FERROVIAL: "HAY QUE ESTAR PREPARADOS"

   Por su parte, el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, señaló que "hay que estar preparados por si la realidad no es tan buena como esperamos" porque "nos enfrentamos a una financiación escasa". "Para cualquier proyecto hace falta un porcentaje de 'equity' superior al de hace diez años", afirmó.

   Del Pino apuntó que las compañías tienen que reducir su deuda y aseguró que las firmas también se enfrentan a un ajuste del precio de los activos. Además, abogó por "reeducar" a los equipos directivos, ya que, tras quince años de crecimiento continuo, "es difícil encontrar gente con experiencia en crisis".

   El empresario indicó que la confianza regresará "poco a poco", cuando "las cosas vayan mejor" y el "secado" de las líneas de liquidez se subsane, aunque pidió que no sólo llegue a las entidades financieras, sino también "a las empresas, a las pymes y al individuo", ya que hay gente dispuesta a invertir o comprar pero no encuentra financiación.

   Por último, el presidente de Indra, Javier Monzón, aseguró que "cada uno tiene su responsabilidad" en esta crisis y "cada uno tiene que asumir su papel", aunque subrayó que le preocupan "los políticos refundando el capitalismo", y destacó la importancia de que los gobiernos presten atención a los mecanismos de supervisión.