Editor de InmoDiario.
Inmodiario

ESTRASBURGO (FRANCIA), 22 Oct.    El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy una norma, que ya ha sido pactada con los Veintisiete, cuyo objetivo es reforzar los derechos de los usuarios de alojamientos de multipropiedad. En toda la UE, 1,4 millones de familias recurren a este tipo de oferta para pasar sus vacaciones. España abarca el 35,3% de los alojamientos de multipropiedad de la UE.

   En estos momentos ya existe una directiva de la UE sobre multipropiedad que data de 1994 y que garantiza una serie de derechos a los consumidores, como un periodo de reflexión de diez días a partir de la firma del contrato de multipropiedad. Durante este periodo, los compradores tienen derecho a desistir del contrato sin alegar motivos ni abonar ningún coste y los vendedores tienen prohibido cobrar una señal.

   No obstante, desde 1994 han aparecido varios productos nuevos que no están incluidos en el ámbito de aplicación de la directiva actual. Se trata de productos afines al aprovechamiento por turno, y de clubes de descuentos vacacionales. Otras transacciones que no están reguladas por la norma son la reventa y el intercambio de derechos.

   La nueva directiva amplía el ámbito de aplicación de las normas actuales a todo tipo de alojamientos. No se aplicará solamente a los contratos de multipropiedad, sino también a la propiedad a "tiempo compartido" de barcos, caravanas y cruceros, así como a los contratos de larga duración (más de un año) con clubes de vacaciones.

   Esta normativa, aprobada por el pleno de la Eurocámara con 674 votos a favor, 16 en contra y 10 abstenciones, tiene como objetivo promover la confianza del consumidor y la claridad jurídica en este ámbito. Además, refuerza una serie de disposiciones ya armonizadas en la normativa vigente, como el derecho de desistimiento, la elección de la lengua del contrato y la información pre-contractual. Los consumidores tendrán que recibir información completa sobre sus derechos.

   Los Estados miembros, que tendrán dos años (hasta finales de 2010) para transponer estas normas, se asegurarán de que el consumidor dispone de un periodo de reflexión de 14 días para retirarse de la multipropiedad o de los productos de vacaciones a largo plazo, ya sea un contrato de venta o reventa o se trate de un cambio de titularidad. El vendedor tendrá que informar al consumidor de este derecho.

   Todo pago del precio fijado en un contrato de larga duración (en un club, por ejemplo) se hará de acuerdo a un calendario establecido en la nueva directiva. Los plazos serán anuales y las cantidades iguales.

   Los Estados miembros fomentarán el desarrollo de procedimientos adecuados y efectivos de reclamación y recurso para la solución extrajudicial de litigios. Además, el compromiso invita a los fabricantes y comerciantes a elaborar códigos de conducta para facilitar la aplicación de esta normativa.

   Según la Comisión Europea, en la UE existen en la actualidad unos 1.500 complejos de tiempo compartido, que generan anualmente 85.000 alojamientos en este régimen. El número de alojamientos crece en la UE en torno a un 2% anual, según estimaciones de 2005. Esta actividad produce un rendimiento económico total de 10.500 millones de euros, de ellos, 4.200 millones solamente en España. Además, genera 200.000 empleos en toda la Unión Europea.

   Los cinco primeros destinos son España, Italia, Portugal, Reino Unido y Francia, que en total poseen el 75,3% de los centros de vacaciones en Europa. España abarca el 35,3% de este tipo de alojamientos, de los que más de un tercio están situados en las islas Canarias.