Editor de InmoDiario.
InmodiarioEl Euríbor, tipo al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, se colocó hoy en el 5,450%, el nivel diario más alto de la historia, de acuerdo a la tendencia alcista que describe desde que se recrudecieron las turbulencias financieras con la quiebra de Lehman. Los últimos movimientos registrados por el Euríbor han situado la tasa mensual en el 5,356%, con lo que de cerrar así septiembre regresaría a la tendencia alcista que abandonó en agosto, al cerrar en el 5,323%, frente al 5,393% de julio. La subida del Euríbor se ha acelerado después del anuncio de quiebra del hasta hace poco cuarto banco de inversión de Estados Unidos y a pesar del anuncio del plan de rescate del Gobierno Bush, lo que apunta a la persistencia de la desconfianza y a las tensiones en el mercado interbancario. Para una hipoteca de 150.000 euros, un diferencial del 0,50% y un plazo de amortización de unos 25 años, los usuarios que tuvieran que revisar su cuota en septiembre con la tasa mensual disponible, a falta de cinco días hábiles para que acabe el mes, pagarían unos 56,63 euros más al mes, que suponen 679,56 euros más al año. Aunque el indicador rompiera en agosto la tendencia alcista de los últimos cinco meses, continuó en niveles máximos por tercer mes consecutivo, ya que en junio superó la barrera más alta marcada hasta ahora en agosto del año 2000 (5,248%), al cerrar en el 5,361%, y en julio en el 5,393%. A pesar del descenso de la tasa mensual registrada en agosto, los consumidores que revisaran sus hipotecas durante el pasado mes vieron incrementadas sus cuotas, ya que el indicador se situaba en tasas más bajas en agosto de 2007. El Gobierno español ha vuelto a pedir hoy al Banco Central Europeo (BCE) que baje los tipos de interés, actualmente instalados en el 4,25%, para paliar los efectos de la crisis en España y facilitar el pago de las hipotecas. Durante su intervención en los Desayunos Informativos de Europa Press, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho aseguró que sería "prudente y saludable" una bajada en el precio del dinero.