Editor de InmoDiario.
Inmodiario

VIGO, 21 Oct.    El economista y ex secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, defendió hoy la necesidad de un 'plan de rescate' económico, como el impulsado por el Gobierno central por ser "extremadamente positivo y absolutamente necesario", aunque auguró un "deterioro brutal" de las cuentas públicas en los próximos trimestres, en los que "se verá la recesión y los verdaderos efectos de la crisis".

   En una conferencia organizada por la obra social de Caja España y que se celebró ante docenas de empresarios en la ciudad de Vigo, el que fuera secretario de Estado de Economía durante el Gobierno de José María Aznar hizo un repaso por los orígenes de la actual crisis financiera internacional, que vinculó con los "excesos" del sistema bancario, y apuntó que "llevará años corregir todos esos excesos", ya que se produjo un "atractivo fatal por el endeudamiento y se perdió la noción del riesgo".

   En este contexto, de Guindos defendió la importancia de los planes de rescate aprobados por los gobiernos, ya que "el sistema bancario es la columna vertebral de la economía" --"la confianza en el sistema de cobros y pagos lo es todo y no se le puede dejar caer", alertó--. Así, recordó que estos planes inyectan liquidez en los bancos y confianza en los consumidores, y subrayó lo "positivo" de que fuera apoyado también por la oposición en España, ya que "se avecinan tiempos complicados y es difícil manejarlos sólo desde el Gobierno".

   No obstante, este economista advirtió de que las consecuencias de la crisis seguirán notándose en los próximos trimestres y que la intervención del Estado tendrá como consecuencia un "deterioro" de las cuentas de la Administración Pública, a lo que hay que sumar el incremento del desempleo y la "percepción de empobrecimiento de la sociedad".

   Según el escenario dibujado por este experto, España seguirá teniendo un crecimiento negativo en el último trimestre del año y, tendrá malos datos económicos también el año que viene. "Es posible que en 2010 ya no se decrezca, pero eso ahora no consuela a nadie", afirmó.

CUENTAS PÚBLICAS

   Luis de Guindos recordó que, aunque es importante que el Estado pague a tiempo y haga inversiones "no se puede tener todo", por lo que "no se deben hacer promesas que luego no se pueden cumplir", como el anuncio de las subidas salariales a los funcionarios.

   De Guindos aseveró que las cuentas públicas sufrirán descensos relacionados con menores ingresos del IVA, el Impuesto de Sociedades y "posiblemente también del IRPF y de las cotizaciones a la Seguridad Social", aunque reconoció que, por otro lado, "el sistema financiero español es sólido en su conjunto".

SITUACIÓN EN ESPAÑA

   Con respecto a la situación de la economía española, el ponente recordó que en los últimos años se produjeron tres desequilibrios: un nivel de endeudamiento muy alto en las familias y las empresas; una "exposición brutal al sector inmobiliario"; y una pérdida de competitividad. Todo ello se concretó en la inflación diferencial y un déficit exterior "enorme".

   Según explicó, "el ajuste de la economía va a ser muy intenso", e insistió en que "no hay otra economía en el mundo tan dependiente del sector inmobiliario". En ese sentido, también apuntó a una progresiva estabilización en este mercado con una demanda que se irá acercando a valores normales, a pesar de que "aún hay un exceso en España de un millón de viviendas".

   Asimismo, Luis de Guindos indicó que en los próximos tres años habrá una caída de los precios de las viviendas, seguida de una estabilización, y vaticinó un aumento en la tasa de morosidad, tanto de las hipotecas individuales, como en los créditos a promotores.