Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 21 Oct. La Asociación de Promotores y Constructores (APCE) solicitó hoy al Gobierno que articule avales para determinados compradores de pisos tanto libres como protegidos que actualmente tienen dificultades de lograr financiación con el fin de reactivar las ventas de pisos y la actividad del sector.

   La patronal insistió además en la necesidad de que las entidades financieras colaboren y concedan créditos para que el mercado inmobiliario supere la "crítica" situación actual. "Tienen que tener cierta sensibilidad y que una parte de las ayudas que están recibiendo del Gobierno vayan a un sector clave para reactivar la economía y el empleo".

   Así lo indicó hoy la recién elegida nueva cúpula ejecutiva de la patronal de promotores, su presidente, José Manuel Galindo; y los vicepresidentes primero y segundo, Enryc Reina y Apolinar Cuesta, respectivamente.

   "Si tuviéramos apoyo de instituciones y entidades financieras las viviendas estarían al precio de poder venderse", apuntó Galindo. "Que la banca conceda financiación adecuada a los compradores que nosotros ya bajaremos los precios hasta que se ajuste oferta y demanda", añadió Reina.

   En este sentido, explicaron que su propuesta de aval público respaldaría a demandantes de vivienda que no puede acceder a la compra porque los bancos les niegan financiación pese a presentar condiciones económicas "objetivamente suficientes" (una determinada renta, un empleo e interés por una vivienda cuyo pago no supondría más del 35% del sueldo mensual).

   Asimismo, los promotores buscan también cubrir la necesidad que actualmente tienen los compradores de contar con capital equivalente al 30% del importe de la vivienda que quieren adquirir (la entrada más el 10% de gastos), por el hecho de que los bancos ahora sólo costean un 80% y no el 100% del piso como hace unos meses.

   Los avales tendrían una duración de entre tres y cinco años y no supondrían coste alguno para el Estado, puesto sólo se activarían en caso de impago. Además, los promotores consideran que encajan dentro de las denominadas políticas sociales.

   Con esta medida y el eventual compromiso de los bancos de facilitar financiación al sector los promotores persiguen atender el primer eslabón para escapar de la crisis, esto es, drenar el 'stock' de viviendas actualmente sin vender, que cifran en unas 350.000.

   La nueva ejecutiva de la APCE solicitó una 'cumbre' entre administraciones (central, autonómica y local), banca y promotores para articular lo que cada una de las partes puede aportar para estas y otras medidas para sortear la crisis.

"NO HAY CULPAS".

   En la rueda de prensa posterior a la asamblea general de la asociación, en la que resultó elegido presidente, Galindo apuntó que otros de los retos del mandato será "abrir un debate y una reflexión en el sector".

   No obstante, rechazó que en dicho debate los promotores tengan que realizar "actos de contrición por alguna culpa, porque no la hay". "Si en los últimos años se ha construido tanto es porque se vendía. Con liquidez, y vendiendo todo lo que se produce, ningún productor deja de producir", aseguró.

   "Reflexión toda la que se quiera, autocrítica siempre, pero responsabilidad agregada y colectiva del sector no, porque no se podía haber actuado de otra manera", concluyó el nuevo presidente.