Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -


   El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, auguró hoy que la economía española entrará en recesión en la última parte del año, tras registrar en el tercer y cuarto trimestre crecimientos negativos, y apostó por que el Banco Central Europeo (BCE) apruebe nuevos recortes de los tipos de interés, "porque tienen que bajar más".

   Díaz Ferrán, en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, afirmó que la crisis puede deberse a los "excesos" cometidos por algunos bancos, como apuntó ayer el presidente del Santander, Emilio Botín, así como a los "excesos" en los que han podido incurrir algunos empresarios.

   "El señor Botín, que es el primer banquero de nuestro país y yo diría que el primer banquero europeo y uno de los primeros del mundo tiene mucha razón. Ha habido excesos en la banca y probablemente de algunos empresarios a nivel mundial, de haberse apalancado demasiado. Y también es cierto que las hipotecas 'subprime' han activado el gravísimo problema que tenemos ahora", aseguró el líder de la patronal.

   El presidente de la CEOE advirtió de que todos los empresarios, pero especialmente los pequeños y medianos, están atravesando dificultades por culpa de la crisis y por la falta de créditos para financiar sus actividades. "Se están concediendo poquísimos créditos", denunció Díaz Ferrán, que añadió que el mayor problema no es que se esté 'cerrando el grifo' crediticio, sino que los bancos están anulando los préstamos que ya existían.

   "Las pymes están pasando muchos apuros. No pueden pagar las nóminas a final de mes ni tampoco a sus proveedores y muchas se ven abocadas al concurso de acreedores y a la destrucción de empleo", explicó Díaz Ferrán, que indicó que las empresas necesitan los créditos "no para hoy, sino para ayer".

   Para el dirigente empresarial, las medidas, "absolutamente acertadas", que ha aprobado el Gobierno para ayudar al sistema financiero "empezarán a notarse cuando se pongan en práctica". Así, afirmó que le preocupa que la burocracia retrase su aplicación unos meses, por lo que reclamó celeridad al Ejecutivo para que estas medidas sean de aplicación en unos días y puedan redundar en beneficio de empresas y familias "cuanto antes".

   En cualquier caso, admitió sentir cierta desconfianza sobre si finalmente estas ayudas al sistema financiero se traducirán en mayor liquidez para familias y empresas, pero insistió en que se trata de medidas "muy positivas", incluso si sólo sirvieran para que los bancos solucionaran los compromisos de pago que tienen adquiridos, porque eso supondría que no se van a reducir más los créditos.

   "Esperamos que sirva no sólo para que las entidades financieras tengan liquidez propia para devolver sus compromisos, sino también para que quede dinero sobrante y se aumenten los créditos a las empresas", precisó.

FUSIONES EN LAS CAJAS

   Preguntado por los procesos de fusiones entre cajas de ahorros, Díaz Ferrán apostó por que éstas sean "libres" para realizar o no este tipo de operaciones, "dependiendo" de si la fusión resulta en una caja "más fuerte y sólida". "Hay que dejarles libertad, pero aquí los gobiernos autonómicos tienen mucho que decir", puntualizó.

   El presidente de la CEOE dijo ser partidario de la economía y la libre empresa y que "no piensa cambiar" al respecto. Sobre la reforma del sistema financiero que se plantea acometer la UE, Díaz Ferrán indicó que, aunque las normas se hayan demostrado "insuficientes" en algunos países, ahora "no hay que pasarse" elaborando leyes "excesivamente intervencionistas".

RETRIBUCIONES A ALTOS DIRECTIVOS

   En cuanto a la situación de los salarios, Díaz Ferrán señaló que está a favor de matener el poder adquisitivo de los trabajadores y que por ello firman todos los años con los sindicatos el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva, en el que los salarios se fijan de acuerdo al objetivo de inflación y el reparto de la productividad, con cláusula de revisión salarial para evitar pérdidas de poder de compra.

   El presidente de la CEOE aseguró que el salario de todos los trabajadores, incluidos los altos directivos, debe fijarse en la negociación colectiva, y si no se puede, debe ser resultado de la decisión de los accionistas, "que siempre debe respetarse". En toda caso, el líder de los empresarios españoles consideró que las retribuciones de los altos directivos "tienen que estar bien medidas". "No puede ser que haya un bonus ligado a los beneficios de nada más que un año", opinó.