Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 MADRID, 14 Oct.    El grupo RCI, filial de Wyndham Worldwide Corporation especializada en el sector turístico de tiempo compartido, está negociando en España con tres complejos de lujo la firma de un acuerdo mixto de intercambio y alquiler, denominado Rental & Exchange (R&E), según adelantó hoy el vicepresidente de desarrollo de negocio de la compañía, Dimitri Manikis.

   Concretamente, uno de estos complejos estaría en Tenerife y pertenecería a la cadena Sol Meliá y otros dos estarían situados en la Costa del Sol. Estos tres complejos serían los primeros de nuestro país en afiliarse al programa R&E, por el cual los promotores pueden ofrecer a los compradores de su vivienda la oportunidad de ofrecer las semanas que no la utilicen en el programa mundial de alquiler de RCI para generar ingresos por alquiler.

   Los compradores pueden también elegir depositar un número de semanas de sus propiedades dentro del programa de intercambio de RCI a cambio de poder acceder a la red vacacional del grupo.

   Además, mientras se construye su vivienda, se les concede a los compradores una asignación de puntos que pueden canjear por intercambios en RCI.

   El primer acuerdo R&E en Europa ha sido firmado con los promotores del complejo de lujo de 'Whiterocks' en Chipre, la compañía británica Blue Developments.

BUEN HORIZONTE A PESAR DE LA CRISIS.

   El grupo RCI reconoció que a pesar de que su sector es menos vulnerable a la crisis que el turismo convencional, ha sentido una "ralentización" de las reservas en Estados Unidos en los últimos meses por la incertidumbre.

  El consejero delegado de la compañía, Geoff Ballotti, destacó sin embargo que en Europa se está registrando hasta el momento un "crecimiento importante" en la actividad de intercambio del 15%, aunque en las últimas semanas se ha ralentizado el ritmo de crecimiento.

   Sin embargo, según destacó el director de RCI para Reino Unido y la Región Emea (Europa, Oriente Próximo y África), Jonathan Back, la crisis podría incluso beneficiar al sector de tiempo compartido, ya que la gente prefiere no renunciar a sus vacaciones a pesar de la crisis y es una opción mas económica que comprarse una segunda residencia.

   Por otro lado, y en concreto, en el caso de Espasa, la crisis del sector de la construcción podría dejar promociones en stock. Los promotores podrían encontrar el tiempo compartido una alternativa rentable para aprovechar su inversión, destacó el ejecutivo.

EL MERCADO EN ESPAÑA.

   El grupo RCI, que cuenta con presencia en 70 países de todo el mundo, facturó en 2007 unos 1.300 millones de dólares (949 millones de euros) de manera global, y según adelantó su consejero delegado, la evolución durante el primer semestre fue "muy positiva".

   La cifra de negocio en España durante 2007 representa dos tercios de los ingresos en Europa del grupo, que ascendieron a 494 millones de dólares (362 millones de euros).

  "España es un mercado muy importante para RCI" destacó Geoff Ballotti, que recordó que supone el tercer país con más presencia del grupo por detrás de Estados Unidos y México.

   Por otro lado, Geoff subrayó que el sector de tiempo compartido podría salir reforzado en los próximos meses debido a la nueva normativa comunitaria que se aprobará en las próximas semanas y que regulará los clubs vacacionales, las reventas y todos los "hilos sueltos" que quedaron pendientes en la anterior regulación.

   Ello contribuirá a eliminar la "leyenda negra" existente sobre el sector del tiempo compartido, que en opinión de RCI, parte de una percepción social negativa que deriva de inadecuadas técnicas de venta ejercidas años atrás.

   La industria del tiempo compartido, en la que ya participan las mayores compañías hoteleras del mundo, genera más de 10.000 millones de dólares (7.350 millones de euros) al año, con 6,7 millones de propietarios en el mundo y 10,7 millones de semanas.

   A través de esta alternativa vacacional, que varía en precio según el destino, se adquiere la estancia una semana en un determinado complejo vacacional por espacio de 50 años y por un coste aproximado de 10.000 euros.

   Si por alguna circunstancia alguno de los años se quisiera cambiar de destino en esta semana, se entregaría su reserva a RCI y, a cambio, podría canjear la suya por otra semana en otro punto de la red aportando una pequeña cantidad económica en concepto de intercambio.