Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 MADRID, 10 Oct.  Los presidentes de la Cámara de Comercio de Madrid y de la CEIM, Salvador Santos Campano y Arturo Fernández, respectivamente, abogaron hoy por abaratar los despidos, porque "salvaría muchos puestos de trabajo y muchas empresas".

   Para argumentar sus afirmaciones, Santos Campano explicó que si las ventas de una empresa con 10 empleados cayeran un 50%, sería necesario que la compañía prescindiera de cinco trabajadores. "Si no puede pagar el despido de esos cinco señores, los 10 se irán al paro y el empresario también. En cambio, si se puede hacer viable que se despidan a cinco, los otros cinco seguirán en activo, la empresa seguirá, y tan pronto como se recupere de la crisis volverá a coger a esos cinco", indicó.

   En declaraciones a Telemadrid recogidas Europa Press, Fernández mantuvo que el abaratamiento de los despidos tiene que hacerse con diálogo social. "Entiendo que los sindicatos tienen que decir que no y los empresarios que sí, pero a ver si llegamos a un acuerdo", deseó.

   Los presidentes de la Cámara y de la CEIM se mostraron "francamente preocupados" por la crisis económica que afecta al país, pero dijeron que los empresarios han de ser "optimistas y no alarmarse hasta el suicidio". A pesar de ello, manifestaron que el sector de la restauración está bajando "espectacularmente", en un 10%, y el textil en un 20%.

   A su juicio, la causa de esta situación es que el Gobierno central ha reconocido la crisis "bastante tarde", por lo que ahora pone "parches tardíos positivos", en referencia al anuncio del Ejecutivo de inyectar 30.000 millones de euros en la banca para tranquilizar a los ahorradores.

   "Veremos si este dinero llega donde tiene que llegar", dijo Arturo Fernández, quien apuntó que las entidades bancarias dispondrán de este dinero "escaso", desde su punto de vista, hasta final de año. El presidente de CEIM también apostó por entregar una cantidad similar a la pequeña y mediana empresa, que "es la que necesita el circulante que ha desaparecido".

   En este sentido, hicieron alusión a la inyección de 315 millones de euros que el Gobierno de Madrid va a realizar en las pymes para ayudarles a sacar adelante sus proyectos. A este respecto, Fernández aseveró que "si las entidades financieras inyectan dinero a las empresas, los empresarios aguantarán la crisis con problemas pero con dinero". "Hay que dar flexibilidad al sistema, si no, esto se hunde", apostilló.

   Ambos presidentes también apostaron por eliminar trabas administrativas para abrir un negocio porque "no se puede tardar tanto" en poner en marcha un proyecto empresarial. "Para abrir un negocio tienes que esperarte dos meses para que te den las escrituras y para que te den la licencia de apertura, ni te cuento", resaltó Fernández.

   Santos Campano resaltó que los empresarios ya han pedido una "autolicencia" porque "si no se aceleran esos trámite estamos poniendo barreras para que no se abran los negocios".

PGE "MUY DISCRIMINATORIOS".

   En cuanto a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009, ambos presidentes coincidieron en señalar que el proyecto es "muy discriminatorio" con Madrid y se preguntaron por qué la región no es tratada de igual forma que otras autonomías y por qué el Gobierno central sigue considerando a Madrid "como el patito feo de España".

   "Espero que rectifiquen porque no han reconocido al millón más de madrileños que viven en la región y porque nos han quitado 400 y pico millones de euros. Somos una economía blanda y generosa con el resto de España, pero llega un momento en que tenemos que protestar porque no puede ser tanta discriminación", destacó Santos Campano.

   Finalmente, el presidente de la Cámara de Comercio se refirió a la reunión que tendrá lugar la semana que viene organizada por la institución entre empresarios españoles y representantes del Golfo Pérsico, de la que, dijo, espera que se obtengan buenos resultados para Madrid.

   Así, recordó que ya se han firmado acuerdos con las cámaras del lugar y se ha viajado a la zona con empresarios madrileños para llevar, por ejemplo, material de construcción, farmacéutico o ingeniería. "Lo que aquí no se está vendiendo, se está vendiendo en Dubai", sentenció, al tiempo que sostuvo que España debía competir en innovación y nuevas tecnologías "porque no puede competir en mano de obra a nivel mundial".