Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 9 Oct. Alrededor del 50% de los autónomos españoles tiene actualmente problemas de financiación por el endurecimiento de las condiciones para acceder a los créditos, lo que repercute sobre la viabilidad de sus negocios y el empleo que generan, según un informe elaborado por el Observatorio del Trabajador Autónomo de ATA.

   De este modo, el colectivo está perdiendo en torno a 370 afiliados diarios, con un cómputo total en los últimos cuatro meses de 38.811 autónomos menos, según precisó, durante la presentación del estudio, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, quien aseguró el 25% de los desempleados en el último año, en torno a 150.000 personas, forman parte de este sector, entre autónomos y asalariados.

   "Un país que pierde autónomos es un país que pierde empleadores y está abocado al paro", declaró Amor, quien, tras estimar que al cierre de 2008 podría haber 80.000 autónomos menos, destacó que la financiación es fundamental para el ejercicio de la actividad de este colectivo, por lo que las medidas adoptadas por el Gobierno para garantizar la liquidez del sistema financiero "tiene que llegar" a este sector.

   En este sentido, aseguró que ha solicitado una reunión con el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, para que explique las medidas que adoptará para frenar la "sangría" de bajas de autónomos, al tiempo que exigió un "ejercicio de responsabilidad" a las entidades financieras.

   El decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Granada y miembro del observatorio, Santiago Carbó, explicó que la evolución de la crisis financiera internacional ha motivado que el racionamiento del crédito a particulares, empresas y autónomos se haya "agudizado" las últimas semanas, hasta una situación que "empieza a ser preocupante" para sectores como los autónomos, con una fuerte dependencia de la financiación externa.

   Según el estudio, aproximadamente un 45% de las empresas españolas obtienen menos crédito bancario del que demandan. Además, estima que la tendencia de retroceso del crecimiento mensual del crédito al sector privado, si persiste, podría reducir la concesión del crédito en 2008 a porcentajes de entre el 30% y el 35% respecto a 2007.

   En el caso particular de los autónomos, el crédito concedido a los autónomos pasará de los 51.000 millones de euros en 2004 a los 160.000 millones de euros previstos al cierre de este ejercicio, con una ralentización progresiva desde 2006.

   Así, mientras que entre 2004 y 2006 el crédito a emprendedores aumentaba anualmente por encima del 20%, en 2007 el porcentaje se redujo al 17%, en tanto que este año se prevé que el crecimiento sea menos de la mitad, con un 8%.

   De este modo, el porcentaje de autónomos que, o bien no tiene acceso a la financiación bancaria o no cuenta con toda la financiación que demanda, ha pasado de un 25% de 2004 a 2006, hasta cerca del 40% en 2007, mientras que a finales de 2008 la mitad de los trabajadores autónomos experimentará algún tipo de restricción crediticia.

MEDIDAS DE APOYO.

   El presidente del Observatorio del Trabajador Autónomo, José Barea, destacó que el 80% de las empresas españolas son pymes o autónomos, que generan un valor añadido del 70% del PIB, por lo que "no cabe más remedio que ayudarles".

   Entre otras medidas, el catedrático de Hacienda Pública y vicerrector de la Universidad de Castilla y León, Juan José Rubio, apostó por una reducción del tipo impositivo en el impuesto de sociedades y de la cotización a la seguridad social, una revisión del régimen de módulos y la constitución de reservas fiscales con baja o nula tributación. Asimismo, Rubio apeló a la responsabilidad del Gobierno para dar cobertura social a este colectivo.