Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 MADRID, 9 Oct.  La secretaria General de Empleo, Maravillas Rojo, anunció hoy que el Gobierno revisará la forma de contabilizar la tasa de cobertura del desempleo en el marco del diálogo social, porque la forma de registrar el paro en el Inem responde a una "serie obsoleta", que no se ajusta a la serie actual de desempleo.

   Durante su comparecencia ante la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados, Rojo recalcó que en estos momentos el Servicio de Empleo Estatal (SPEE) ofrece cobertura a 1,8 millones de desempleados, "la tasa más elevada de la historia" y se trata de un dato "contrastado".

   Rojo respondía de esta forma al diputado de IU, Gaspar Llamazares, quien le recriminó que la tasa de cobertura real es del 69%, frente al 83,5% asumido por el Gobierno, con lo que cerca de 776.000 empleados "está sin protección". No obstante, fuentes socialistas cifran la cobertura real en el 72%, tasa 20 puntos superior a la de la etapa de Gobierno del Partido Popular.

   Asimismo, la secretaria general de Empleo aseguró que la transferencia de las políticas activas a las comunidades autónomas significa "fortalecer el autogobierno" de las regiones para que cada una organice cuantas personas dispone para contratar, por lo que no se recoge en los Presupuestos Generales del Estado. "La atención y la gestión están transferidos en el sentido más gozoso del término", remachó.

   Rojo señaló que el Presupuesto de su departamento no está dirigido a la creación de empleo, que vendrá a través de las medidas económicas dirigidas a la liquidez del sistema, la eliminación de trabas administrativas y el cambio de modelo económico.

COMPROMISO POLÍTICO CON LAS PRESTACIONES.

   Así, la Secretaría General de Empleo recibirá 28.994 millones de euros en 2009, lo que supone un incremento del 14,5%, 3.600 millones de euros más, con su "objetivo prioritario" en las "personas en una situación difícil" y con una "clara voluntad política" por garantizar las prestaciones por desempleo. "Podríamos haber modificado la protección, pero no lo hicimos", precisó Rojo.

   La cantidad destinada al desempleo (casi 19.300 millones) será incrementada si se produjera un aumento "no previsto" del número de beneficiarios, si bien no precisó si el Gobierno tiene algún tope a este respecto. En cambio, reprochó al PP que de estar ellos en el Gobierno en estos momentos, la tasa de paro seguiría siendo la misma y se habrían adoptado medidas para recortar las prestaciones y flexibilizar el despido.

   El portavoz 'popular' de Trabajo, José Ignacio Echániz, reprochó a Rojo que, "con la que está cayendo", el Presupuesto en el que aumenta la inversión en políticas pasivas de empleo sea "casi equivalente" al de infraestructuras, mientras las políticas activas de empleo se reducen un 1,3%, hasta 7.628 millones de euros. "Ustedes prevén que sus medidas ni siquiera van a poder parar el proceso de destrucción de puestos de trabajo", enfatizó.

   En este sentido, Rojo admitió que la dotación a políticas activas de empleo se reducirá un 1,3%, si bien recalcó que crecen las partidas fundamentales, que beneficiarán "a casi ocho millones de desempleados". En este sentido, los programas para facilitar el acceso al empleo subirán un 7,8%, hasta 2.287 millones --gestionado en un 82% por las comunidades--, afectando a 1,6 millones de desempleados, mientras que las partidas para formación lo harán en un 6,6%, hasta los 2.541 millones y beneficiarán a 3,4 millones de parados.

COBERTURA PARA 30.000 QUIEBRAS.

   La secretaria general recalcó que "únicamente" baja la partida destinada a bonificar la contratación indefinida, que cae un 12%, hasta 2.800 millones de euros, recorte que achacó al ajuste en las previsiones para el próximo año y a la finalización del plazo de dos años para muchas bonificaciones contempladas en la reforma laboral de 2006. Además, insistió en que se trata una "partida ampliable" que se incrementará si la situación "afortunadamente" lo permite.

   Por otro lado, el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) aumentará su Presupuesto un 11,9% en 2009, hasta los 1.474 millones de euros, debido principalmente a las operaciones de deuda pública. Los gastos para prestaciones serán de 551 millones de euros, un 4% más, mientras que los ingresos por cotizaciones crecerán un 3,5%, a 526 millones, a los que se suman un rendimiento de deuda pública por 132 millones de euros. Así, Rojo destacó que se cuenta con crédito suficiente "ante cualquier contingencia" y auguró que a lo largo de 2009 el Fogasa atenderá en torno a 100.000 personas y 30.000 empresas.

PLAN DE CHOQUE PARA TRABAJADORES COMO EL BANCARIO.

   El diputado de IU, Gaspar Llamazares, criticó la "falta de alternativas" del PP y pidió un "plan de choque para el empleo" como los aprobados por el Gobierno para el "rescate" de la construcción y los bancos. Asimismo, lamentó que el Presupuesto se 'autoimponga' "restricciones" por culpa de la "sacralización" del superávit del Estado y las últimas rebajas fiscales, que han costado 15.000 millones de euros en concepto de ingresos.

   Distinta opinión mostró el portavoz de Trabajo e Inmigración del CiU, Carles Campuzano, quien incidió en lo beneficios de bajar impuestos a las clases medias y las pequeñas y medianas empresas y auguró que "se seguirá en esa línea". Por otro lado, también censuró el recorte planteado por el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, sobre las restricciones a la contratación en origen.

   El representante socialista en la Comisión, Jesús Membrado, destacó que los Presupuestos del Ministerio de Trabajo son "responsables y respetuosos" con la crisis. "En este momento, lo importante es proteger a la gente que está en la calle", aseguró, al tiempo quwe destacó la importancia del "diálogo social reforzado", aunque le produzca "sarpullidos" al PP.