Editor de InmoDiario.
Inmodiario

VALLADOLID.   Los partidos políticos mayoritarios de Castilla y León, PP y PSOE, y los agentes económicos y sociales, Cecale, UGT y CC.OO. alcanzaron hoy un acuerdo tácito sobre el modelo de integración de las cajas de la Comunidad Autónoma a través de un 'Grupo Contractual' que será dirigido por una "entidad financiera plena" con naturaleza jurídica similar a la de las propias entidades de ahorro y con unos órganos de gobierno elegibles proporcionalmente a semejanza de los de las cajas.

   Esta es la principal conclusión de la Declaración del PP, PSOE, Cecale, UGT y CC.OO. en relación con el proceso de creación del Grupo de Cajas de Castilla y León que se empezó a negociar el pasado viernes, día 16 de enero, y que hoy recibió el acuerdo tácito de las partes, que se han comprometido a dar instrucciones a sus representantes en los consejos de administración de las cajas para votar a favor del comienzo de las negociaciones para sacar adelante el 'Contrato del Grupo' en los términos que recoge precisamente este acuerdo y desde la convicción de que éste "no puede suponer ningún riesgo de desnaturalización o de privatización de las cajas".

   Tras aclarar que en virtud de este acuerdo se respeta "de manera íntegra" la naturaleza jurídica de las seis cajas de ahorro de Castilla y León, un hecho que "está fuera de toda discusión", las organizaciones firmantes se comprometen a estudiar "todas las opciones jurídicamente posibles y que sean aceptadas por la autoridad responsable" para sacar adelante este 'Grupo Contractual'.

   Entre estas opciones, partidos mayoritarios y agentes económicos y sociales abogan por proponer la posibilidad de que la 'Entidad Central del Grupo' sea "una entidad financiera plena con naturaleza jurídica similar a la de las cajas y con unos órganos de gobierno elegibles proporcionalmente a semejanza de los de las cajas".

   En este punto aclaran que las cajas como "únicas titulares de la 'Entidad Central'", serán las dueñas de su destino. Dicho esto y con el fin de evitar "cualquier posible riesgo o amenaza de desnaturalización o de injerencia de terceros" en la estructura de gobierno de esa 'Entidad Central', proponen la adopción de todas las medidas contractuales y estatutarias necesarias, "las cuales se verán complementadas y reforzadas con medidas legislativas que aseguren, de un modo aun superior, las anteriores intenciones".

   Otro de los acuerdos alcanzados por PP, PSOE, Cecale, UGT y CC.OO. pasa por realizar una adecuada gestión del empleo existente en la actualidad por lo que rechazan que la creación del 'Grupo Contractual' vaya a ir acompañada de procesos de destrucción de puestos de trabajo. "Con este fin deberá planificarse el proceso de construcción del 'Grupo Contractual', garantizando la posibilidad de competencia entre las entidades, minimizando su impacto sobre el empleo y gestionando de manera progresiva y adecuada en el tiempo los cambios necesarios para reforzar la competitividad y capacidad de crecimiento del Grupo", defienden los firmantes de esta declaración.

   Políticos y agentes económicos y sociales reconocen la "oportunidad" de la elaboración de un 'Protocolo Laboral' por las partes legitimadas para ello que atienda los criterios: mantenimiento del nivel de empleo, mantenimiento del régimen laboral y homogenización de condiciones laborales y salariales de modo acorde a los progresos que se vayan alcanzando en la integración contractual.

PLAN DE NEGOCIO PARA TOMAR DECISIONES CORRECTAS

   El cuarto punto de esta declaración consensuada por PP, PSOE, Cecale, UGT y CC.OO. hace referencia al plan de negocio de las cajas y contempla que de modo paralelo a las gestiones para la redacción del acuerdo que regule al 'Grupo Contractual' se deberá desarrollar un plan de negocio con el objeto de asegurar la correcta toma de decisiones, "de modo que la adopción del modelo de integración se realice con la certeza de que el 'Grupo de Cajas' alcanzará no sólo una mayor liquidez y solvencia, sino que será además un medio eficaz para que nuestras entidades se conviertan en un referente dentro del panorama nacional de entidades de crédito".

   De este modo, consideran las organizaciones firmantes, las cajas podrán crecer en negocio, beneficios y, "por lo tanto, en capacidades para conseguir como fin último una mayor obra social a favor de los ciudadanos y colectivos de Castilla y León". Esta declaración contempla otro punto básico en el sentido de que serán los consejos de administración de cada entidad los que designen a su representante en la negociación del acuerdo contractual. Estos representantes compondrán a su vez la Comisión Negociadora y actuarán siempre bajo el mandato de sus respectivos consejos.

   El sexto punto de esta declaración de intenciones reconoce que cada una de las cajas de ahorro mantendrá el control de su obra social, "alentándose las fórmulas de colaboración a las que voluntariamente quieran sumarse con el 'Grupo Contractual'", mientras que el séptimo y último punto aclara que el acuerdo que permita la creación del 'Grupo Contractual' deberá ser sometido a la aprobación de las Asambleas Generales de las cajas.

   Las organizaciones firmantes condicionan también su apoyo al hecho de que este proceso de gestione adecuada y progresivamente en el tiempo con un calendario prefijado de actuaciones que, en el actual contexto de crisis económica y financiera, permita la construcción ordenada del Grupo y asegure su viabilidad y la de las entidades que lo integren, "para lo cual el primer estadio del proceso debe ser la creación de un Sistema Institucional de Protección".

   Como colofón a esta declaración, las organizaciones firmantes se comprometen a dar su conformidad al 'Contrato del Grupo' siempre que se respeten todos los parámetros acordados por ellas. "En el supuesto de que el Contrato del Grupo no recoja los puntos antes expuestos no se recomendaría el voto a favor de su aprobación", aseguran. En el preámbulo, partidos políticos y agentes económicos y sociales de la Comunidad Autónoma plasman la "necesidad" de diversificar la actual estructura de negocio de las seis entidades de ahorro de la Región.

   "En consecuencia --continúan-- es aconsejable un proceso que, sobre estrictos criterios de eficiencia, rentabilidad y solvencia, permita a las entidades desarrollar en el futuro, además de las líneas de negocio sobre las que ya vienen tradicionalmente operando y en las que son líderes en el mercado regional, nuevas áreas de negocio, con el fin de lograr nuevas líneas de actuación, dirigidas a apoyar al conjunto del sector productivo regional".

   Del mismo modo, apelan a la actual situación de crisis económica y financiera internacional que, según auguran, alterará las condiciones en las que se operará en los mercados financieros internacionales así como la percepción por el mercado de las entidades que en ellos participan "donde las instituciones de mayor tamaño, si son más eficientes, van a gozar de claras ventajas competitivas frente a las de medio y pequeño tamaño".

   Es en este contexto en el que las organizaciones firmantes justifican la necesidad de estudiar esas fórmulas para la integración de las seis cajas de ahorro de Castilla y León con el objetivo de superar con éxito los retos. En este punto, insisten en que la fórmula más adecuada se basa en la creación de un 'Grupo Contractual' que proporciona, a su juicio, "gran parte de las ventajas de la fusión" y, al propio tiempo, garantiza el mantenimiento de la territorialidad, la identidad y la autonomía de las cajas "permitiendo que sigan conservando sus órganos de gobierno, su red de oficinas, su obra social y todos los activos intangibles asociados a ellos". En todo caso, concluyen, deben ser las propias entidades, a través del pronunciamiento de sus órganos de gobierno, las que adopten las decisiones oportunas.