Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 3 Dic.    Las familias españolas pagan actualmente 4.000 millones más de IRPF que en el año 2004 a pesar de la rebaja impositiva acometida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2007, según revela un estudio elaborado por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas).

   De hecho, los autores del estudio explican que la factura bruta del impuesto ha subido en 5.895 millones de euros entre 2004 y 2007, mientras que la subida neta real, una vez descontada la reducción nominal asociada a la reforma de 2007, se ha situado en más de 4.000 millones de euros.

   Según el estudio, la rebaja acometida por el Ejecutivo ha supuesto un incremento del tipo medio de IRPF para el 26% de los contribuyentes, y se ha mantenido estable para el 22% de los ciudadanos. Únicamente para el 52% ha supuesto una rebaja real.

   No obstante, la reducción del tipo de la que se han beneficiado este 52% que realmente ha percibo la rebaja impositiva no supera el 3,3%, mientras que el aumento que han sufrido el 26% de los contribuyentes ha sido del 45,6%, de lo que se deduce que son más los perjudicados que los beneficiados de la reforma.

   Además y según el estudio, la ganancia media obtenida por los contribuyentes a los que beneficia la reforma es de 315 euros, mientras que la pérdida media de los perdedores es de 302 euros.

AUMENTO DEL TIPO DEL 75% PARA LOS MÁS POBRES.

   Ante esto datos, Funcas señala que la reforma impositiva del 2007 ha aumentado el tipo marginal del 75% de los declarantes más pobres, mientras que ha reducido el tipo del 25% de los declarantes más ricos, a pesar de que la media del tipo marginal se ha elevado un 6,29%.

   Por tipo de declaración, el estudio desvela que, tras la reforma, los contribuyentes con declaración conjunta han tenido que soportar una subida media del tipo marginal del 25%, frente al 15% que tienen que afrontar las declaraciones individuales. Así, el porcentaje de contribuyentes que reducen su tipo marginal es mayor en las declaraciones individuales (54,4%), que en las conjuntas (43,8%).

   Además, asegura que los autónomos ha resultado ser los más perjudicados de la reforma del 2007, puesto que sus tipos marginales se han elevado un 21%, mientras que los de los declarantes cuya fuente de ingreso fundamental son las rentas del capital se han incrementado un 14%. Para los asalariados, la subida ha sido del 18%.

UNA ESTRUCTURA MÁS PROGRESIVA PERO MENOS REDISTRIBUTIVA.

   Por rangos de edad, el estudio asegura que la reforma del 2007 ha perjudicado especialmente a las personas con edades comprendidas entre 45 y 65 años (26%) y a los menores de 25 años (19%), mientras que, por tipos de familias, señala que han aumentado de forma significativa los tipos marginales de las personas sin descendencia (33%) y de los contribuyentes con más de cuatro descendientes (44%).

   A modo de conclusión, los autores del estudio indican que la nueva estructura impositiva derivada de la reforma es "más progresiva" que la anterior, aunque reduce ligeramente la capacidad redistributiva del IRPF. Aunque cree que es "más elástica" y mejora ligeramente el papel del IRPF como estabilizador automático de la economía.