Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 28 Nov.    El Consejo de Ministros aprobó hoy el nuevo paquete de medidas que anunció ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que consiste en un crédito extraordinario de 11.000 millones de euros a cargo de los Presupuestos de 2008 para crear 300.000 empleos en diferentes sectores durante el próximo año.

   Esta dotación se sufragará con la emisión de deuda pública con cargo a los Presupuestos de 2008. Además, el remanente de crédito no utilizado en el ejercicio 2008 se podrán incorporar al ejercicio siguiente.

   Del total de esta dotación, hasta 8.000 millones se destinarán a la creación de un Fondo Extraordinario de Inversión Pública en el Ámbito Local para la realización de obras de nueva "planificación y ejecución inmediata" que sean de competencia local. Este fondo, que será gestionado desde el Ministerio de Administraciones Públicas, permitiría crear cerca de 200.000 empleos en 2009, en buena medida excedentes del sector de la construcción. De hecho, todo el personal que se contrate deberá encontrarse en situación de desempleo.

   Los ayuntamientos deberán presentar las solicitudes de financiación de proyectos (no incluidos en los presupuestos de 2009) entre el 10 de diciembre de 2008 y el 20 de enero de 2009 a través de la página web del Ministerio de Administraciones Públicas (www.map.es).

   En las solicitudes se deberán especificar el presupuesto, su plazo de adjudicación y el número de personas a ocupar, entre otros datos. En un plazo de diez días desde su presentación, las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno comprobarán que los proyectos cumplen lo exigido, y en los díez siguientes, el Secretariado de Estado de Cooperación territorial dictará la autorización.

EJECUCIÓN INMEDIATA Y ADELANTOS DEL 70%.

   Los consistorios valorarán aquellas ofertas que más empleos generen, y que no podrán superar los 5 millones de euros ni fraccionarse con el fin de no superar esta cantidad. Además, el Fondo se repartirá entre los municipios hasta un importe máximo que se determinará de acuerdo a la población total municipal. La intención del Gobierno es que este procedimiento permita a los ayuntamientos poner en marcha las obras desde el 11 de enero y nunca más tarde del 13 de abril de 2009.

   Con estas fechas de referencia, los ayuntamientos recibirán el 70% del importe de la obra tras remitir al MAP los datos de la adjudicación y el número de personas a emplear. El 30% restante se entregará cuando se certifique el fin de las obras y las personas empleadas, que tendrá como plazo límite el primer semestre de 2010.

  Preguntado en concreto por el control que se llevará a cabo sobre el dinero que reciban los ayuntamientos, el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, indicó que corresponderá hacerlo a los propios interventores de los municipios, si bien, precisó que, una vez que se liquiden las obras, Hacienda revisará las operaciones. "Estoy convencido de que la intervención funcionará bien", añadió.

3.000 MILLONES MÁS PARA OTROS SECTORES.

   El decreto aprobado hoy incluye también otro fondo de 3.000 millones de euros, para la realización de actuaciones de "inmediata ejecución" en sectores estratégicos, para crear unos 100.000 empleos más. Así, se contemplan medidas específicas para la industria del automóvil por un importe de 800 millones de euros. De hecho, el Gobierno trabaja en un Plan Integral de Automoción, que se negociará con las comunidades autónomas y los interlocutores sociales y que fija como principal objetivo a corto plazo evitar la destrucción de empleo.

   Del resto del crédito extraordinario, el Gobierno destinará 600 millones de euros para actuaciones medioambientales, 500 millones de euros para I+D, 400 millones de euros para rehabilitación de casas-cuartel y comisarías, 120 millones de euros para rehabilitación de vivienda, 30 millones para incentivar el turismo social y, por último, 400 millones para transferencia a las comunidades autónomas para mejorar su financiación del sistema de dependencia.

AYUDAS A FAMILIAS HIPOTECAS Y DESEMPLEADOS.

   Por otro lado, el Consejo de Ministro ha aprobado también, tras el visto bueno del Consejo de Estado, el decreto que recoge varias medidas orientadas a apoyar a los parados y a las familias ante la crisis que anunció el jefe del Ejecutivo la primera semana de noviembre.

   Este paquete contempla un total de seis iniciativas encabezadas por la moratoria de dos años a los parados en el pago de la mitad de su cuota hipotecaria, hasta un máximo de 500 euros mensuales, a partir del 1 de enero de 2009. La medida afectará a unas 500.000 familias y supone el aplazamiento de la obligación del pago del 50% de la cuota mensual hipotecaria durante 24 meses, en hipotecas inferiores a 170.000 euros.

   Asimismo, el paquete de iniciativas contempla una prórroga de dos años, hasta un total de seis, para la fecha de vencimiento de las cuentas ahorro-vivienda hasta el 31 de diciembre de 2010, así como el plazo adicional para vender la vivienda habitual cuando previamente se ha adquirido otra hasta el 31 de diciembre de 2010.

   Además, el Ejecutivo ha aprobado la toma en consideración de la minoración del porcentaje de retención por IRPF de aquellos contribuyentes que obtienen rentas del trabajo inferiores a 33.000 euros anuales y que estén pagando su vivienda habitual con financiación ajena. La medida supondrá una disminución de dos puntos en el tipo de retención y beneficiará a 3,5 millones de contribuyentes.

   En el ámbito de la contratación y el empleo, el Ejecutivo ha dado luz verde también a una nueva bonificación de 1.500 euros anuales para incentivar la contratación indefinida de parados con cargas familiares en las empresas, y a la ampliación del 40% al 60% del porcentaje de la capitalización por desempleo para los desempleados que quieran convertirse en trabajadores por cuenta propia.

SOLBES

   Solbes destacó en rueda de prensa que con estas nuevas medidas el Gobierno "cierra" el 'plan de actuación anticrisis' que ha puesto en marcha en los últimos meses y que contempla un conjunto de 80 medidas en diferentes ámbitos económicos. "Somos el Gobierno europeo más activo", añadió.

   En este sentido, defendió que la actual situación de crisis ha puesto de manifiesto que la política monetaria no es suficiente para reactivar la economía, por lo que se hace necesario un "impulso fiscal adicional", que en el caso del Gobierno español se llevará a cabo a través de un incremento del gasto público del 1,1% del PIB y de actuaciones fiscales por importe del 1,5% del PIB.

   A pesar de este impulso, el ministro se mostró partidario de recuperar cuanto antes al equilibrio presupuestario, y añadió que no ha cambiado "un ápice" su posición sobre la idoneidad de contar con unas finanzas públicas "sostenibles" en cuanto sea posible. Además, aseguró que no ha sentido "para nada afectada su autoridad" respecto al presidente del Gobierno en este tema concreto.

   No obstante, indicó que en un momento de crisis económica, se deben usar los márgenes que permite el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de desviación del déficit en circunstancias excepcionales como las actuales, y reiteró que en 2008, el déficit público superará el 3% del PIB.

   En este sentido, reiteró que se muestra de acuerdo con el Banco de España, que advirtió hoy de que no hay nada peor que una recesión con un déficit "muy voluminoso", y añadió que, por ello, el Gobierno está siendo "enormemente prudente". "Si las circunstancias son terriblemente malas de recesión, uno siempre puede saltarse el Pacto y estoy seguro de que lo discutiremos en Europa", insistió.