Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 20 Nov.    El Tribunal Supremo ha avalado el impuesto especial que pagan las eléctricas por sus instalaciones -presas, embalses y centrales nucleares- y que incrementó los tipos impositivos hasta un 1,3% del valor catastral en el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) y aumentó los ingresos de los municipios que albergan estas instalaciones.

   El Alto Tribunal ha rechazado el recurso presentado por la patronal eléctrica, Unesa, contra el Real Decreto que desarrolló el texto de la Ley del Catastro Inmobiliario de 2006 y concretó el impuesto de Bienes de Características Especiales (BICES), en sustitución del IBI para este tipo de instalaciones.

   Según informa la Federación Nacional de Asociaciones y Municipios con Centrales Hidroeléctricas y Embalses (Femembalses) en su página web, el fallo da la razón tanto al Gobierno como a Fememebalses y podría beneficiar a 1.188 municipios de toda España con instalaciones eléctricas en sus términos municipales, ya que, en algunos casos, supone doblar el gravamen anterior.  

   Los BICES se crearon en 2002 con la reforma de la Ley de Haciendas Locales, que ya fue recurrida por las eléctricas ante los tribunales, que desestimaron sus pretensiones. Contra la sentencia del Supremo, comunicada la semana pasada a las partes, no cabe recurso alguno, aunque las eléctricas podrán recurrir los cobros ante los juzgados provinciales.  

   Desde la aprobación de los BICES en 2006, las eléctricas ha estado pagando este tipo impositivo del 1,3% del valor de catastro, frente al gravamen del 0,4% que establece el IBI para el resto de bienes.

   Unesa pidió al Supremo la nulidad total del Real Decreto que aprobó el cambio del impuesto de estas instalaciones, y de los artículos 20 y 23 de la Ley del Catastro Inmobiliario, que regulan las actuaciones inspectoras y los criterios de determinación del valor catastral, respectivamente.