Editor de InmoDiario.
InmodiarioMADRID, 26 Sep. El Gobierno aprobó hoy el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2009, caracterizados por su "austeridad" ante la crisis económica, y por el mayor incremento del gasto en partidas como el desempleo, las infraestructuras, la inversión en I+D+i o la dependencia. Las cuentas del próximo año cerrarán con un déficit público del 1,5% del PIB, hasta los 17.100 millones de euros, una décima menos que el déficit previsto para este año. Dado que el déficit para el próximo año supone un incumplimiento del objetivo de estabilidad aprobado por el Parlamento, el Gobierno presentará un plan económico y financiero de reequilibrio, tal como establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Los ingresos no financieros del Estado en 2009 se situarán en 141.110 millones de euros, lo que supone un crecimiento inferior a una décima sobre la previsión de liquidación para 2008, mientras que los gastos no financieros se situarán en 157.607 millones de euros (con los 2.000 millones de euros destinados a la prestación por desempleo), lo que representa un incremento del 3,3%, ligeramente por debajo del crecimiento del PIB nominal (3,5%). Descontando la aportación de 2.000 millones de euros que hará el Estado al Servicio Público de Empleo para pagar las prestaciones por desempleo, los gastos no financieros se situarán en 155.599 millones de euros, un 2% más que en 2008.MANTENIMIENTO DE LOS INGRESOS PESE A LA CRISIS. El Ministerio de Economía y Hacienda explica que el mantenimiento de los ingresos en 2009, pese a la crisis, se debe a que el "grueso" del ajuste presupuestario provocado por el descenso de la actividad económica se ha producido en 2008. Además, indica que el próximo año no se repetirá el impacto de las medidas fiscales aplicadas este año que, entre rebajas de impuestos y mejoras de la liquidez, supondrán este ejercicio una inyección a familias y empresas de más de 21.000 millones de euros. En concreto, el Gobierno estima unos ingresos tributarios de 189.584 millones de euros (un 1,8% más que la previsión de liquidación de este año), mientras que los no tributarios se situarán en 12.803 millones de euros (una caída del 12% sobre la estimación de liquidación de este año). Dentro de los ingresos tributarios, la recaudación del IRPF se situará en 77.444 millones de euros en 2009 (un 6,7% más), mientras que la del Impuesto de Sociedades alcanzará los 30.085 millones de euros, lo que supone una caída del 15% respecto a la previsión de liquidación de este año. Por su parte, los ingresos por IVA sumarán 53.323 millones (un 4,8% más) y los impuestos especiales recaudarán 20.461 millones (un 3,3% más). Las cuentas del próximo año limitan al 2,7% el crecimiento del gasto de los diferentes departamentos ministeriales --sin incluir la prestación por desempleo--, hasta los 1.541,4 millones de euros.INFRAESTRUCTURAS, I+D Y DESEMPLEO. Las partidas prioritarias para 2009 serán las infraestructuras, que crecerán un 4,5%, hasta los 22.120 millones de euros; la inversión en I+D+i, con un incremento del 6,7% (8.192 millones de euros) y las prestaciones por desempleo, que se incrementarán un 24,4% (19.292 millones de euros) debido a la escalada del número de desempleados. El presupuesto para seguir implantando la Ley de Dependencia aumentará un 33%, hasta los 1.158 millones de euros, mientras que la partida de vivienda alcanzará los 1.607 millones de euros, lo que representa un aumento del 16,6% respecto a las cuentas actuales. La partida de educación, al contrario que en otros ejercicios, experimentará un modesto incremento del 1,9%, con 2.988 millones de euros, al tiempo que el Gobierno prosigue con su objetivo de aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo, a la que se destinará 4.351 millones de euros, un 2,2% más. El Ejecutivo considera que los Presupuestos de 2009, que se basan en una previsión de crecimiento del 1%, son los que necesita la economía española para hacer frente a la crisis económica, ya que, por un lado, priorizan la recuperación de la economía mediante un mayor esfuerzo inversor en infraestructuras e I+D+i y, por otro lado, protegen a los más débiles, con el refuerzo del gasto en desempleo, pensiones y dependencia. Para el Gobierno, las cuentas del próximo se corresponden con el "delicado momento" que atraviesa la economía española, de ahí que se trate de unos Presupuestos "austeros y rigurosos", que concentran el gasto en los sectores que más pueden contribuir a la recuperación de la actividad, al tiempo que presentan un "marcado carácter solidario".ESCENARIO ECONÓMICO "COMPLEJO". El Ejecutivo destaca que los Presupuestos de 2009 se aplicarán en un escenario económico complejo, en el que continuará el ajuste de la construcción residencial, con condiciones monetarias y financieras "complicadas" y con "bajos" crecimientos económicos en los países del entorno. "El proceso de ajuste de la economía española continuará durante la primera mitad del próximo año y empezará a remontar en el segundo semestre", añade el Gobierno. Pese a ello, resalta las "fortalezas" de la economía española --solidez del sistema financiero, esfuerzo de capitalización de los últimos años, competitividad de las empresas, moderación salarial y saneadas cuentas públicas--, unidas a las medidas aplicadas y las que seguirá tomando el Gobierno. Todo ello, añade, contribuirá a recuperar ritmos de crecimiento de la economía próximos a su potencial a partir de 2010.