Editor de InmoDiario.
Inmodiario

VALENCIA, 14 Nov.    El presidente del Consejo Rector de IE Business School, Guillermo de la Dehesa, auguró hoy que el PIB español "tocará fondo en 2009", ejercicio en el que la recesión con que cerrará 2008 se producirá también en términos interanuales, mientras que el país registrará su mayor tasa de desempleo en 2010.

   De la Dehesa se pronunció en estos términos hoy en Valencia durante la conferencia 'Visión local para una solución global', que impartió en la jornada de clausura del Accenture Forum.

   Al respecto, explicó que España entrará en "recesión técnica" a "final de año" al encadenar dos trimestres con crecimientos negativos del PIB, con una caída del 0,2% en el tercer trimestre y "mínimo del 0,3%" en el último, mientras que esa recesión se producirá también en términos interanuales en 2009, para regresar "de nuevo a un interanual positivo" en 2010, con un crecimiento "de entre el 0,5% y 1,5%".

   De la Dehesa precisó asimismo que el comportamiento del desempleo es diferente, puesto que acumula "un retraso de seis meses" respecto a la evolución del PIB, de modo que "toca fondo seis meses después de que lo haga el PIB". Así, "la mayor tasa de desempleo se producirá en 2010, aunque el PIB toque fondo en 2009", resumió.

   No obstante, recalcó que la duración de ese periodo de recesión dependerá "no sólo de la evolución del ciclo de negocio" que, a su juicio, "tocará fondo entre el tercer y el cuarto trimestre de 2009", sino del comportamiento del "ciclo inmobiliario", que es "muchísimo más largo". Incidió en que su evolución es "clave", ya que "si tarda mucho en bajar los precios", se tardará "más en salir de la recesión".

   En cualquier caso, consideró que "aún queda mucho para que se estabilice el mercado" y destacó que los países del G-20 "tienen que solucionar" las "dificultades" que se encuentran las "familias y empresas solventes" para acceder a créditos, al considerar que, en caso contrario, se podría "pasar de recesión a depresión".

CAÍDA MÁS LENTA DEL EURIBOR.

   Auguró además que a mediados de 2009, el Banco Central Europeo bajará los tipos "al 1,5%" y la Reserva Federal "al 0,5%", aunque hizo hincapié en que el euribor "caerá más lentamente porque las primas de riesgo y las de liquidez han aumentado".

   Por otro lado, aseveró que la crisis cogió a España "a pie cambiado", ya que el sector privado se encontraba "muy endeudado en el extranjero" --aunque con dinero "invertido, no consumido", apostilló--, y además, "estaba explotando una burbuja inmobiliaria y de la vivienda", que consideró "a todas luces excesiva".

   Resaltó que de este modo, uno de los "retos" a los que debe hacer frente el país es a no "tener el déficit externo tan alto" y no poder recurrir a devaluar la moneda, ya que "con una productividad muy baja" y un "crecimiento por debajo" del resto de países de la zona euro, únicamente cabe lograr que su productividad "aumente más rápidamente" y sus salarios "caigan más rápido" que en la zona euro, de modo que se produzca una "devaluación directa", explicó.

CONTHE ADVIERTE DE LA BURBUJA.

   Por su parte, el ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Manuel Conthe apuntó que España poseía "una burbuja incluso más gorda que la de Estados Unidos" cuando surgió la crisis, mientras que otros países como Alemania,"se han contagiado", y "al final, todos en la miseria colectiva", agregó.

   Conthe subrayó que para "lograr que esa recesión no se convierta en otra gran depresión" es fundamental poner en marcha "un programa coordinado de estímulos fiscales de la demanda agregada de los países" que conforman ese G-20 y una serie de "reformas estructurales y de mejora de la competitividad" para quienes poseen "desequilibrios estructurales" y tienen por tanto "deberes adicionales de mejora de la competitividad", como en el caso de España.

CONSEJOS AL G-20.

   En este sentido, lanzó unos "consejos al G-20", y estimó que "es importante" que en la cumbre que celebrará mañana Washington se "acuerde usar todos los instrumentos disponibles, incluida la política fiscal, para sostener la demanda mundial", así como que ese "esfuerzo" esté "liderado por los países con gran superávit en su balanza de pagos".

   Reivindicó asimismo que "la política fiscal anticíclica de hoy --de déficit-- deberá compensarse con un compromiso creíble de una fuerte política anticíclica --de superávit-- en la futura, lejana expansión", al tiempo que recalcó la conveniencia de que se "eviten tentaciones proteccionistas".

   Por último, reiteró que los países con los mencionados "problemas adicionales" de competitividad "deben acometer reformas para aprovechar la futura recuperación" a nivel mundial sin esas carencias que poseen en la actualidad.


Imprimir