Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 13 Nov.    El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, admitió hoy que cambiará los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2009 si las perspectivas económicas difieren "significativamente" de las que se realizaron en primavera para elaborar el texto del Gobierno.

   Así lo puso de manifiesto Solbes en un almuerzo organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y PricewaterhouseCoopers, donde aseguró que los Presupuestos "tienen vida propia" y adelantó que si hay que introducir cambios para adaptarlos a nuevos escenarios, "se hará como se ha hecho siempre".

  Solbes explicó que la velocidad a la que cambia el contexto económico es una de las principales características de esta coyuntura y puede obligar a cambiar un proyecto que se elaboró en primavera, aunque seguirá partiendo de las líneas que ya sacó adelante el Ejecutivo en el Congreso de los Diputados.

   No obstante, rechazó las hipótesis que apuntan a la supresión o a la total modificación del texto porque el propio proyecto requiere un marco de actuación para aportar seguridad. "Son un instrumento de política fiscal que puede adaptarse, pero partiendo de las líneas claras aprobadas por el Parlamento", indicó.

   Así, aseguró una vez más que se trata del mejor Presupuesto para afrontar la crisis, porque incorpora un importante esfuerzo de austeridad y mantienen el elemento inversor en las partidas más productivas y el gasto social.

   "Sólo a través de este tipo de políticas podremos sentar bases para remontar", señaló el vicepresidente económico, tras afirmar que no suponen un cambio en la política de orientación del Gobierno, y recordar que los Presupuestos ya se elaboraron en un contexto de crisis.

DEFIENDE UN DÉFICIT PÚBLICO MAYOR.

   En cuanto a los posibles ajustes que se pueden hacer en el texto ante el deterioro de la economía, descartó subidas de impuestos y recortes de gasto público, aunque se mostró abierto a la posibilidad de discutir algunos "temas de matiz" y a aceptar un déficit público algo mayor.

   Sobre la propuesta de bajar el Impuesto de Sociedades, aseguró que le gustaría tener la posibilidad de hacerlo porque no está en contra de estas medidas, pero aseguró que "no es el momento" de llevarlo a cabo.

LA PRESIÓN FISCAL CAERÁ DOS PUNTOS Y MEDIO EN 2008.

   Además, Solbes se refirió a la "impresionante caída" que ha experimentado la recaudación de este impuesto en los últimos meses, lo que, según el vicepresidente económico, hace pensar que la presión fiscal en España bajará dos puntos y medio en 2008. "El Impuesto de Sociedades está bajando sólo", bromeó Solbes.

   En cuanto a la posibilidad de acometer una rebaja del IRPF y compensarla con una subida de otros impuestos, como el IVA, Solbes aseguró que es una propuesta que se ha estudiado muchas veces y se ha llevado a cabo alguna vez y no ha funcionado.

   De cara al futuro, el vicepresidente económico aseguró que el Gobierno seguirá trabajando para lograr los objetivos a largo plazo, y desarrollando medidas estructurales, puesto que son las que permitirán incrementar el potencial de crecimiento y adaptase a los cambios.

NUEVAS MEDIDAS EN EL FUTURO.

   En este sentido, aseguró que el Ejecutivo está trabajando en nuevas medidas de gran repercusión a largo plazo, orientadas a mejorar y simplificar la regulación, potenciar el dinamismo empresarial, e impulsar reformas en el mercado laboral consensuadas con los agentes sociales. "Las medidas que tienen su respaldo son más eficaces y duraderas, espero que sean conscientes de la gravedad y nos hagan propuestas audaces", subrayó.

   Solbes cerró su intervención destacando el potencial de la economía española para hacer frente a la crisis y pidiendo prudencia a la hora de determinar las medidas que hay que poner en marcha. "Tan importante es saber lo que hay que hacer como lo que no hay que hacer", concluyó.