Editor de InmoDiario.
Inmodiario

OVIEDO, 9 Nov.    Más de 350 personas se han interesado en los cuatro primeros días por la novedosa medida puesta en marcha por la entidad Cajastur dirigida a sus clientes de préstamos hipotecarios que atraviesen dificultades económicas. Se trata de una fórmula para que puedan hacer frente a sus problemas económicos, derivados del deterioro del mercado de trabajo, mediante la aplicación de un periodo de carencia de capital e intereses durante dos años.

   Según informaron fuentes de la entidad bancaria a Europa Press, "el éxito de la medida se ha podido constatar en los cuatro primeros días". Así, desde el lunes día 3 hasta el jueves día 6 fueron más de 350 usuarios los que se acercaron para conocer las condiciones de la medida.

   Además en sólo esos cuatro días la entidad ya concedió y tramitó dos propuestas, valoradas en 230.000 euros. Según la entidad en ese corto periodo de tiempo se iniciaron además los trámites para conceder "muchas otras".

   Desde la entidad bancaria destacaron que no todas las personas que se interesan por la iniciativa acabarán siendo beneficiarios de la misma, ya que "o bien finalmente no les interesa, o no cumplen los requisitos".

   En este sentido, entre los requisitos que deben cumplir los clientes para beneficiarse de esta medida se encuentran el que la nueva situación económica debe de provocar una reducción en los ingresos netos de la unidad familiar, de tal manera que los ingresos netos mensuales una vez reducidos en el importe de la cuota actual del préstamo hipotecario no debe de ser superior a 2,5 veces el salario mínimo interprofesional vigente.

   Además los titulares no deben de presentar operaciones impagadas en la Caja ni figurar en registros generales de impagados, tampoco pueden existir otras cargas registrales sobre la vivienda que puedan hacer perder rango a la deuda de la Caja.

   Se pide también la existencia de domiciliación en Cajastur del cobro de la nómina, de la prestación por desempleo o del pago del recibo de autónomos, y seguros sociales si los hubiera, durante al menos los 6 meses previos a la solicitud de las nuevas condiciones.

   Desde la entidad bancaria insistieron en destacar que Cajastur puede abordar este proyecto de apoyo a sus clientes en dificultades económicas porque dispone de una situación sólida posición de solvencia y liquidez y una baja morosidad.

OTRAS INICIATIVAS.

   Esta misma semana el Director General de Cajastur, Felipe Fernández, firmó con el Principado, al igual que los representantes de las entidades financieras Banco Herrero, La Caixa, BBVA, Banco Santander, Caja Rural de Asturias y Caja Rural de Gijón, un protocolo de intenciones que tiene como objetivo favorecer la financiación a las pequeñas y medianas empresas y a las familias que quieran adquirir una vivienda de protección. Para ello, el Principado avalará estas operaciones.

   Aunque no han trascendido los detalles del documento, la medida pretende, reducir los efectos de la crisis sobre el empleo y sobre la capacidad de acceso de los ciudadanos a la vivienda. Así, tiene un caracter coyuntural.

   Durante la firma Felipe Fernández se mostró satisfecho con su participación en un proyecto que les permitirá contribuir a la ayuda de los sectores más necesitados. Recordó que Cajastur ha venido trabajando en los últimos meses con importantes medidas relativas a suavizar los efectos de la crisis en lo que se refiere a las hipotecas.