Editor de InmoDiario.
Inmodiario

VALENCIA, 5 Nov.    El presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, afirmó hoy que sería un "error quedarse de brazos cruzados" ante la actual crisis económica "por temor a incurrir en un exceso de intervencionismo", y argumentó que "el estado no debe contemplar los efectos secundarios" de las medidas, como que la inyección de liquidez puede generar inflación, porque la crisis "no se va a solucionar en los próximos 12 meses", sino que tendrá "efectos serios en la economía española", dijo.

   Ontiveros se pronunció así durante la conferencia sobre '¿Hasta cuándo la crisis del modelo económico?' que ofreció hoy en el marco del X Congreso Internacional del Mueble y el Hábitat (Cosmu 2008), que se celebra hasta mañana en Feria Valencia, y en la que afirmó que las "medidas tímidas y moderadas" que el Gobierno está tomando son "correctas" pero "no serán suficientes, porque estamos ante el desplome del principal tractor de la economía durante la época anterior".

   Así, lamentó que "la economía está en recesión y lo estará durante varios trimestres más" y auguró que el paro "va a seguir aumentando hasta una tasa de en torno al 15 por ciento". Esta circunstancia, dijo, está "en correlación con la morosidad" e incide en la falta de confianza entre las empresas.

   Por ello, consideró "necesario" que la inversión pública llegue hasta el 6 por ciento del PIB --en los actuales Presupuestos Generales del Estado supone el 4 por ciento-- con el objetivo de "hacer uso del stock humano y tecnológico para paliar los efectos serios que en los próximos 12 meses va haber sobre la economía española".

   No obstante, se mostró "optimista" y subrayó que habrá una "ligera mejora", incluso en la bajada del Euribor. Todo esto, a su juicio, es consecuencia de que el sistema bancario español es "manifiestamente mejor que el estadounidense", ya que no existen hipotecas subprime (con prestatarios de dudoso historial de solvencia), y, por ello, España "no tendrá crisis bancaria".

   Sin embargo, nuestro país "sufrirá más" debido a que tiene rasgos similares a los que han "incubado la enfermedad en Estados Unidos" (aumento de precios inmobiliarios, financiación por hipotecas inmobiliarias hasta llegar a una deuda del 130 por ciento de los ingresos brutos de la familia media española que, además, está referenciada a un interés variable de más del doble del referenciado) y, además, dispone de una "mayor dependencia del ahorro de otros países" --10 por ciento del PIB de deuda por cuenta corriente frente al 6 por ciento en Estados Unidos-- porque "hemos invertido más que ahorrado", algo que "hasta el año pasado sólo ha hecho el Estado".

   Sobre su análisis de la crisis, indicó que ésta diferente a las anteriores porque "el epicentro está en la principal economía del mundo", mientras que "las economías emergentes han actuado como refugio", y la incidencia es global por la "interdependencia del mercado de Estados Unidos". Esto ha supuesto la quiebra de confianza, a la que asistimos durante los últimos 15 meses, y ha afectado a "lo más representativo del sistema bancario".

   En este sentido, el presidente de  AFI valoró que las autoridades políticas "han dejado de lado sus prejuicios y han actuado, incluso en contra de su ideología, para evitar males mayores" con la inyección de liquidez en el sistema financiero o la nacionalización de la banca.

   Ontiveros destacó los estímulos para ayudar a la banca, bajar los tipos de interés y la creación de nuevos programas para alentar la demanda interna, puesto que una crisis bancaria sería "endémica" a la que "nadie podría sobrevivir".