Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 4 Nov.    Jones Lang LaSalle Hotels ha lanzado un nuevo servicio, denominado Business Recovery Services (BRS) -  para gestionar hoteles con una situación financiera delicada y así garantizar su operatividad y posterior venta, según informó la compañía en un comunicado.

   Este servicio está pensado para las entidades bancarias y demás instituciones financieras que se han adjudicado hoteles de propietarios que no han podido hacer frente al pago de sus créditos y aquellos que necesitan reposicionar urgentemente sus hoteles.

   También tiene como destino aquellos inversores de capital riesgo  que han comprado carteras hoteleras y desean subcontratar los servicios de gestión de activos y de gestión operativa a un equipo especializado.

   El objetivo de BRS es gestionar una cartera de unos 30 hoteles en los próximos 18 meses, con un valor aproximado de 1.200 millones de euros. En la actualidad, el equipo ya está gestionando una cartera nueve hoteles vacacionales y urbanos, de cuatro y cinco estrellas, y con un valor de mercado aproximado de 380 millones de euros.

   La nueva unidad de negocio ha comenzado su actividad con un equipo de 15 profesionales especializados en la explotación de hoteles, tanto vacacionales como urbanos, independientes y de cadena hotelera.

   El equipo cuenta con expertos en las diferentes áreas de gestión de un hotel y está liderado por el vicepresidente ejecutivo y director de Jones Lang LaSalle Hotels en España y Portugal, Jordi Frigola.

   Además, trabaja conjuntamente con los demás departamentos de Jones Lang LaSalle Hotels y con el equipo de inversión en la definición de la estrategia y en la ejecución de la venta. La gestión de BRS es interna y tiene como objetivo final la desinversión del hotel, maximizando el precio de venta y en el menor plazo de tiempo posible.

   El horizonte temporal de la gestión dependerá del hotel en particular, de su mercado local y de la situación del mercado inmobiliario y financiero, aunque desde Jones Lang LaSalle Hotels estiman que durará entre seis meses y tres años.

TIEMPOS DIFÍCILES PARA LA VENTA.

  "La situación actual hace muy difícil la venta de hoteles a precios interesantes para los propietarios e instituciones financieras que se los han adjudicado", destacó Frigola, quien apuntó que hay pocos compradores y "los que están activos buscan oportunidades con importantes descuentos sobre el coste de reposición e incluso sobre el importe de las hipotecas".

   "Ante la dificultad para vender estos hoteles en este momento del ciclo es vital desarrollar estrategias alternativas. Lo más urgente es parar la sangría económica que sufren muchos de estos hoteles, posteriormente reposicionarlos, mejorar su cuenta de resultados, estabilizarlos y prepararlos para su venta", resaltó el ejecutivo.