InmoDiario - Actualidad y Noticias del Sector Inmobiliario

Menu

Contenidos

Ayuda

El valor de la 'resiliencia' en el Project Manager

Publicado por Redacción en Ingeniería hace 3 años
InmoDiario


Madrid. Me gustaría plasmar una breve reflexión sobre una palabra que entraña, creo, un gran significado y que representa, a mi humilde entender, grandes cualidades, capacidades y atributos que debe tener un profesional como es el Project Manager (PM), integrando bajo estas siglas el PC&M. La palabra mágica en cuestión es “RESILIENCIA”.

Ciñéndome al Diccionario de la DRAE (Art. Nuevo Avance de la 23ª edición), las acepciones que recoge son:

1.- F. Psicol..- Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.
2.- F. Mec..- Capacidad de un material elástico para adsorber y almacenar energía de deformación.

Por tanto, si es la capacidad que tiene una persona o un grupo de personas de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro, seguir pilotando la vida o, también, la capacidad de ciertos materiales de resistir dentro de su estado límite y no deformarse, es lo que me ha llevado a denominarla, al principio de mi artículo, así: palabra mágica.

Y si existe dentro de nuestra profesión de PM, una palabra que debe recoger y sintetizar, poderosamente, nuestras cualidades es la palabra “resiliencia”. Es un claro atributo que debe tener cualquier profesional que se considere PM, como profesión de éxito en el actual panorama mundial.

Por esa razón, digo bien, es una gran cualidad y valor seguro el contar en los Proyectos con la figura de un profesional tan asertivo y resiliente como el PM.

Volviendo a la parte psicológica de la palabra resiliencia, tengo que decir que el concepto difiere, un tanto, según la concepción de los autores franceses o estadounidenses. Los primeros entienden la resiliencia como capacidad para salir indemnes de una experiencia adversa que, además, nos permite aprender de ella y mejorar. Los segundos entienden la resiliencia de forma más restringida, ya que sólo consideran el proceso que ayuda a la persona a mantenerse fuerte ante el trauma, diferenciándolo del crecimiento postraumático. Según Bonanno (2004), la resiliencia indica la capacidad de mantener el equilibrio estable durante el proceso traumático, sin romperse psicológicamente.

La cultura popular apoya esta idea. Manifiesta un proverbio italiano: El yunque dura más que el martillo.

Habiendo leído lo anterior, estaréis de acuerdo conmigo, sinceramente, en que el mejor vocablo que representa la tensión del día a día, en el acontecer de cualquier proyecto de nuestro mundo globalizado, es la cualidad, destreza y la madera de la que tiene que estar hecho un PM y, por supuesto, sus equipos.

Para andar el camino que tiene que recorrer a lo largo del ciclo de vida de cualquier proyecto (CVP),enfrentándose a nuevas situaciones, tensiones, en momentos de incertidumbre y adversidad, en cambios de criterio por propiedades, por cuestiones de índole política, económica, en la estrecha relación con los Stakeholders, etc... siempre, o en la mayoría de los casos, el PM está viviendo bajo situaciones límite, críticas..., demostrando esa flexibilidad y ese liderazgo que ante situaciones difíciles y comprometidas le hace salir airoso, con una capacidad resolutiva de gestión, llevando el proyecto al éxito esperado.

Esa principal cualidad de resiliencia en la figura del Project Manager, es lo que le da valor añadido de calidad y excelencia a cualquier proyecto: por tener pilotando al mando del proyecto/s a esta “rara avis”, que cada vez es menos rara en muchos Proyectos. Esa figura del PM que aparece más potenciada en otros países de nuestro entorno globalizado.

Hago una llamada a la reflexión por parte de Propiedades públicas y/o privadas, que reflexionen sobre los beneficios de contratar a más profesionales PM ,una figura profesional para dirigir y estar al mando de cualquier tipo de proyecto y que es, ahora y siempre, la mejor inversión (en ahorro de costes), el contar con la inestimable visión y gestión en (Project Management), de un profesional como el PM. Para evitar trabajos superfluos, fuera de la calidad exigida, fuera del plazo y presupuesto comprometidos con la propiedad. Son tantos y tantos los ejemplos de proyectos, que están en situaciones más que difíciles y comprometidas, y no digo nombres, y lo dejo a un ejercicio de reflexión mental, de aquellos proyectos que todos recordamos.

Peter F. Druker: Experto en Management o gestión de empresas, lo explicó admirablemente: No hay nada tan inútil como hacer de un modo eficiente, aquello que no es necesario hacer.

El PM debe reflexionar y definir estrategias (antes, durante y después, a lo largo del CVP) es el primer paso en el camino hacia la excelencia, palabra tan de moda. “Todo el mundo se apunta al carro de la excelencia, todo el mundo vende, ofrece, camina hacia la excelencia… y pocos conocen lo que entraña, la carga de seriedad que implica esta palabra de gran éxito”. Pero, la claridad precede al éxito. Al pensar más el PM tendrá una mejor noción de sus prioridades y de los aspectos en los que necesita concentrarse para guiar el Proyecto.

El verdadero talismán, para que no fracase un proyecto, es dotarle de un modelo de gestión eficaz, donde es necesario una metodología, un cuerpo de conocimiento (Know How), que avalúe cada fase, cada etapa/proceso del proyecto, en el que la importancia radica en los equipos de profesionales que integran y trabajan en una organización temporal liderados por PM.

Hoy más que nunca se hace necesario contar y/o dotar en cualquier proyecto de inversión con este profesional que encarna la experiencia vivida a lo largo de su carrera profesional liderando proyectos, con la destreza y la habilidad suficiente que es una garantía de éxito, para llevar a buen puerto el proyecto.

Juan Carlos Gil (Vice.presidente2º- AECMA)

(Project Manager)

jcggil@aecma.es


  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar