Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • El portal de referencia para su cartera de propiedades singulares e inversiones inmobiliarias
  • ¿Listo para comenzar?
  • InmoDiario

    Desde junio de 2014 el número de contratos hipotecarios encadena 24 meses de subida hasta alcanzar el importe medio de 108.000 euros, un 5% más que hace un año. Los causantes de esta escalada progresiva son los tipos de interés. Las hipotecas a tipo fijo han ganado protagonismo en el último año y hoy representan el 31,4% del total de operaciones, mientras el año pasado en estas fechas eran el 4,95% del total.

    Este contexto se explica porque el Euribor encadena cinco meses en negativo, lo que hace que las entidades financieras apuesten por la estabilidad de sus ingresos. El dato del Euribor registrado en junio fue del 0,028%, y se espera que su valor oscile entorno al 0% durante los próximos dos años. Así, todas las entidades ofrecen productos fijos puros o mixtos con tasas estables a 15, 20 y 25 años.

    "En estos momentos, decantarse por un tipo de interés u otro supone hacer una apuesta por la estabilización del Euribor, lo cual es difícil de predecir dado que los préstamos hipotecarios tienen vigencia durante muchos años", afirma Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso. De mantenerse así durante la próxima década en tasas que no sobrepasen el 2%, los tipos de interés variable seguirían siendo más beneficiosos para el comprador. No obstante, de sobrepasar esos límites y alcanzarse cotas más altas, firmar un tipo de interés fijo supondría ahorrarse el coste de las fluctuaciones del Euribor.

    El éxito pasa por presupuestar correctamente

    Los bancos suelen financiar hasta 80% del precio de compraventa de una vivienda, por lo que el comprador debe tener dinero líquido como para afrontar el 20% del gasto restante así como un 12% adicional destinado a gastos de gestión como la tasación, la gestoría, la notaría y el pago de impuestos.

    En este sentido, pagar hipoteca ya es más barato que pagar alquiler, pues representa una media del 21% del presupuesto mientras que pagar alquiler representa un 25%, un 4% más. De hecho, el Banco de España recomienda que la cuota mensual de la hipoteca no supere el 35% de los ingresos.

    "La clave a la hora de firmar una hipoteca es que sea a medida del comprador para saber que se tendrán ingresos suficientes como para poder hacer frente a los pagos. La buena elección de la vivienda y del tipo de contrato es fundamental", recuerda Bermúdez.

    Hay que destacar la importancia de no escoger el tipo de hipoteca que se firmará únicamente basando los cálculos en la diferencia entre el tipo de interés fijo o variable que nos ofrece cada entidad. Más allá de los intereses, se tendrán que tener en cuenta las comisiones así como productos vinculados tales como el seguro del hogar y de vida, tarjetas de crédito o un plan de pensiones, que pueden generar un sobrecoste a largo plazo en el montante total de la hipoteca.

    En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar