Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • En un solo Click publica en los mejores portales y Apps de clasificados e inmobiliarios
  • ¿Listo para comenzar?
  • En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • InmoDiario

    El Gobierno de Cantabria ha puesto en marcha el proyecto 'Lamizal' para llevar a cabo la fitodepuración de aguas residuales de la región mediante plantas autóctonas.

    Tiene como objetivo desarrollar humedales artificiales para la depuración de aguas residuales en pequeñas poblaciones; negocios de hostelería ubicados en zonas aisladas; estabulaciones ganaderas y pequeñas queserías.

    Lamizal es un topónimo derivado de la palabra prerromana 'lama', que significa pradera húmeda o ciénaga, y que ha perdurado a lo largo de más de 2.000 años en el vocabulario cántabro, como sinónimo de lo que conocemos como humedales.

    En la actualidad, más del 90% de la población de Cantabria cuenta con los sistemas adecuados de saneamiento y depuración de aguas residuales. Esta proporción se corresponde con las grandes poblaciones y núcleos de población de entre 2.000 y 250 habitantes.

    Desde el Ejecutivo regional se han realizado importantes inversiones que garantizarán la correcta depuración de sus aguas residuales con una previsión de incremento de la población hasta el año 2040.

    Hasta este momento las técnicas de saneamiento utilizadas en estas zonas son fosas sépticas, infiltraciones en el terreno y líneas de fango con aireación prolongada que se han demostrado ineficaces e insostenibles, como demuestra el hecho de que un 54% de esas depuradoras estén fuera de servicio.

    Desde el punto de vista medioambiental, el proyecto hace posible el cumplimiento de los objetivos recogidos en el Plan de Saneamiento para prevenir la contaminación de medios acuáticos y ofrece, frente a las depuradoras convencionales, una serie de beneficios como son el impacto mínimo de las obras de construcción; un consumo energético cero; la no utilización de productos químicos; apenas produce lodos o residuos y sirve como sumidero de CO2; además de integrarse en el paisaje y generar microhábitats de interés para la biodiversidad.

    Por lo que se refiere a las competencias sociales, el principal hito de esta apuesta por la fitodepuración es su capacidad para hacer viable la depuración de las aguas residuales de los pequeños ayuntamientos y los núcleos de población de menos de 250 habitantes, así como la posibilidad que ofrece de equiparar una dotación de servicios posibilidades de desarrollo, propias de grandes ayuntamientos.

    Además, en este tipo de infraestructuras los costes de construcción son menores que en las depuradoras convencionales, entre 60 y 80% menos, y una vez construidas tienen un 80 y 90% menos de coste de mantenimiento, ya que se pueden mantener con el personal propio de los ayuntamientos.

    Disfruta de la rentabilidad del mercado inmobiliario desde 50? y en un solo clic
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar