Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • El grupo inmobiliario que necesitas para tu éxito empresarial en un sector con alta rentabilidad
  • ¿Listo para comenzar?
  • En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • InmoDiario

    La venta de un inmueble puede generar numerosas inseguridades y miedos. Dada la cantidad de factores a tener en cuenta según las características y la situación de la vivienda, esta decisión puede convertirse en una de las más delicadas y estresantes de nuestra vidas. Casas con cargas, herencias o viviendas con varios propietarios son algunas de las situaciones que pueden complicar todo el proceso.

    Housell, una de las empresas líderes del sector proptech, ha detectado cuáles son los principales temores de los usuarios a la hora de poner en venta un inmueble.

    1. Que la vivienda tenga algún tipo de carga

    En numerosas ocasiones tenemos un inmueble cuyas cargas pasan desapercibidas en la venta. De cara a esta decisión, es importante la solicitud de una nota simple en el Registro de la Propiedad. Un documento que recoge toda la información jurídica en la que se encuentra un bien inmueble. Pero aquí no acaban los "miedos". ¿Y si la vivienda tiene cargas que no figuran en la nota simple? Puede pasar, por ejemplo, que el propietario no tenga al día el pago de las derramas de la comunidad.

    En muchas ocasiones, además, los usuarios dispuestos a comprar la vivienda desconocen el estado físico de la misma. Un buen consejo es que se aseguren de que el inmueble ha pasado favorablemente la Inspección Técnica de Edificios (ITE).


    2. El inmueble es heredado

    Las viviendas heredadas suponen otra encrucijada que despiertan los nervios de los usuarios de cara a la venta. Si los propietarios que desean vender desconocen cuáles son todos los usuarios con un porcentaje de la propiedad, se debe recurrir a la solicitud de la nota simple para confirmar dicha inquietud.

    Una vez detectados todos los propietarios, estos deben aprobar la venta de la vivienda, independiente de su porcentaje de propiedad, en su defecto no se podrá proceder a la venta.

    3. La casa es propiedad del banco, subastada, o está alquilada

    Son muchos los usuarios que deciden comprar un inmueble a través de las entidades bancarias, subastas e incluso casas que están alquiladas. Esto puede suponer un riesgo ya que en algunas ocasiones nos encontraremos con que la casa está ocupada.
    En caso de comprar una casa y posteriormente detectar que dicho inmueble está ocupado, los trámites judiciales del activo pasan a ser responsabilidad del nuevo propietario. Por otra parte, en caso de estar alquilada previamente, se recomienda pedir el contrato de arrendamiento y comprobar su duración, si los pagos están al día, el estado del inmueble, etc.


    4. Vender más barato que el precio inicial de la vivienda

    No es extraño que se dé el caso en el que la vivienda queda devaluada en cuanto al precio original por el que se compró. En estos casos, hacerse cargo de una hipoteca de cuantías casi infinitas, dificulta la venta y compra del inmueble.

    Para dar solución a este problema, "se recomienda ir al banco y solicitar una quita hipotecaria, con el objetivo de eliminar algún porcentaje de la hipoteca" afirma Modesto Manzano, Experto Inmobiliario en Housell.

    5. La incertidumbre de las hipotecas

    Enfrentarse a las entidades bancarias a la hora de la compra de un inmueble es un reto que todo el mundo teme. Los usuarios son conscientes de que el banco tiene que dar su aprobación a la hora de solicitar este préstamo. Sin su "aprobación" no hay casa.
    Los vendedores también deben de ser conscientes del verdadero valor de la vivienda. Para ello se requiere una correcta tasación del inmueble. Además, solicitar una hipoteca realista con respecto al valor del inmueble hará que no nos encontremos con sorpresas cuando pasados unos años queramos venderla.

    "El hecho de vender o comprar un inmueble es una decisión que no se plantea de un día para otro. Muchos usuarios tienen miedo, o respeto, a enfrentarse a esta situación dada la multitud de cuestiones que hay que tener en cuenta. Y la cantidad de factores implicados. El banco, los tasadores, propietarios, compradores, y una cantidad considerable de sujetos que hacen de esta decisión un proceso que se puede llegar a extender hasta años", declara Modesto Manzano, experto inmobiliario en Housell.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar