Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • El grupo inmobiliario que necesitas para tu éxito empresarial en un sector con alta rentabilidad
  • Las principales empresas del sector inmobiliario. Miles de compradores y profesionales · Participa
  • En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • InmoDiario

    Los concejales Manuel Saravia y Alberto Bustos han explicado, para su conocimiento por parte de los ciudadanos de Valladolid, cómo consultar, entender y opinar sobre la documentación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), publicada íntegramente por primera vez en la web municipal.

    El PGOU es un instrumento vital para la evolución de una ciudad en cuyo conocimiento y desarrollo el actual equipo de Gobierno insta a los ciudadanos a participar activamente, puesto que de su definición depende el futuro de Valladolid.

    El Plan anterior nunca estuvo accesible informáticamente como lo está ahora, a tan sólo un clic y a disposición de cualquier vecino. Hasta este momento era complejo consultar el Plan vigente, porque no se sabía bien cuál era el documento definitivamente aprobado, que, como se recordará, sufrió cambios tras su aprobación por el Pleno, que fueron denunciados y llevaron a un proceso judicial.

    En definitiva, a día de hoy, el Plan de Ordenación Urbana vigente sigue siendo el de 2003. El nuevo documento se ha podido consultar completo desde 10 días antes del Pleno de aprobación inicial, que tuvo lugar el pasado 24 de julio, y en sus aspectos fundamentales (memoria vinculante, normativa y planos de ordenación, junto al avance y la mayor parte de los documentos de información) desde diciembre del pasado año para todos los grupos políticos.

    La documentación de un PGOU está estrictamente ordenada por el Reglamento de Urbanismo. En este caso, se ha distribuido en 6 libros y 40 tomos, pero lo básico de este instrumento urbanístico es un conjunto de tres cosas: normas, planos y memoria.

    Las normas son las ordenanzas de edificación y uso del suelo, y algunas otras más en las que se establece cómo se construye, qué se exige para cada uso. Qué salientes pueden plantearse, qué altura está permitida, qué número de aseos hay que poner en cada local público. Incluso se fijan condiciones de ornato en algunos casos. En tiempos se fijaba, incluso, dónde iban algunos usos y actividades. En la calle de la Manzana, por ejemplo, se vendía la fruta. Y se llamaba portales de la manzana (hasta que se fueron al Val).

    Las ordenanzas han solido preocuparse de algunos temas críticos, aunque hay aspectos urbanísticos que tienen su propia ordenanza, como por ejemplo, la publicidad exterior o las terrazas, además de que mucha normativa que antes figuraba en los reglamentos municipales ahora tiene rango superior, estatal o autonómico.

    La Normativa urbanística puede encontrarse en el libro 3 de la documentación, un tomo con el texto de los 501 artículos de que se compone la Normativa y otros dos con fichas de sectores (SUNC y SUzable).

    Es importante señalar que se ha optado por mantener la técnica normativa ya conocida en la ciudad, regulando los usos por un lado (se ha pasado de 21 a 47 usos básicos); y la edificación por otro, en lugar de como hacía el PGOU de 2015, que lo regulaba por tipologías.

    Hay normas agrupadas como Disposiciones generales. Otras de gestión y procedimiento. De Intervención en la edificación y usos del suelo (licencias urbanísticas…, de actividades, obras ruinas, rehabilitación, demoliciones, vallado…. El campo tradicional de la policía urbana).

    Se regula el Régimen de suelo y sistemas generales. La Catalogación y protección del patrimonio. Y se establecen determinaciones para cada clase de uso y para cada sector y zona (distinguiendo la ordenación general y la detallada). También se fijan normas de urbanización, exigencias para cada tipo de uso, determinaciones sobre seguridad, salubridad y ornato público, algunas cuestiones técnicas (por ejemplo: cómo medir la edificabilidad), a qué afecta el "fuera de ordenación". Y varios listados y fichas…que las complementan y pormenorizan. Todo eso es el conjunto de Normas que forman parte del Plan, y que constituyen la primera pieza fundamental.

    El PGOU tiene, además, planos, concretamente 485, con escalas entre 1/500 (en el centro histórico) a 1/35.000 (las servidumbres aeronáuticas). Los planos están ordenados por series y recogidos en 19 tomos. Inicialmente sólo existió un único plano de ordenación en el que se dibujaban los trazados de calles y las posibles alturas, pero ahora, ese cometido, que se mantiene, se ha ido ampliando.

    De este modo, existe el plano de Clasificación de término (donde se determina el Suelo rústico (25 hojas), el urbanizable (16 hojas) y el urbano (272 hojas, distinguiendo planos de calificación y de gestión), los sistemas generales (1 hoja), el detalle del centro histórico (que hasta ahora figuraba en un plan diferente, y ahora se unifica; 46 hojas), y los planos de catálogo (indicando los elementos protegidos en tres catálogos: arquitectónico -43 hojas-, arqueológico y patrimonio natural -58 hojas-) y de Estructura (23 planos con zonas inundables, jerarquía del viario, redes de agua, saneamiento, eléctrica, gas… algún plano de relación con los municipios del entorno, y el denominado de huella histórica… para referir unos planes a las denominaciones anteriores).

    El tercer elemento fundamental del PGOU es la Memoria, es decir, la explicación de lo que se ha determinado en los planos y en las normas. Si se ha señalado la evolución de las normas y la de los planos, en el caso de las memorias, estas han experimentado un desarrollo incluso mayor.

    Así, existe una Memoria general (que incluye una amplísima información, y planos informativos), un Diagnóstico, un Avance, un Estudio ambiental estratégico y una Memoria de participación.

    Se trata de recoger toda la información necesaria para decidir. De evaluarla y analizarla. Y también de recordar cuál ha sido la participación y el proceso de elaboración en general. La Memoria se encuentra en "Documentos 01" y consta de 8 tomos.

    El documento fundamental de la Memoria es la "Memoria vinculante", llamada así porque lo que figura en ella es ley, e incluye, además del texto, las fichas de las distintas unidades urbanas, e informes de movilidad e infraestructuras. Por último, se acompaña un Estudio Económico.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar