Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • El grupo inmobiliario que necesitas para tu éxito empresarial en un sector con alta rentabilidad
  • En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • En un solo Click publica en los mejores portales y Apps de clasificados e inmobiliarios
  • InmoDiario

    Desde que en 2012 se iniciara su regularización, los apartamentos y viviendas de uso turístico en Cataluña ya superan los 65.000 establecimientos. Ese dato se traduce en alrededor de 370.600 plazas de alojamiento turístico.

    A cierre de 2017 Girona es la provincia que suma más viviendas de uso turístico, con 161.902 plazas. En lo que a campaña de control e inspección se refiere, la Generalitat ha resuelto 850 expedientes sancionadores y multas que suman más de 4 millones de euros.

    Barcelona es de las cuatro provincias catalanas que más turistas recibe, principalmente por su capital. En cambio, la provincia que dispone de mayor oferta de vivienda turística es Girona: cuenta con 97 apartamentos turísticos (APT) y 6.059 plazas de APT, y 28.338 viviendas de uso turístico con 155.843 plazas.

    Barcelona, en su lugar, cuenta con un total de 93.768 plazas que se distribuyen en 3.128 de los 62 apartamentos turísticos y 90.640 plazas en 16.480 viviendas de uso turístico.

    Los datos han sido facilitados por el Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña, quien ha informado que desde que se iniciara el proceso de regularización de esta actividad por parte de la Dirección General de turismo (DGT) en 2012 se ha normalizado el 74% de la oferta estimada de este tipo de alojamientos.

    En esa línea, la DGT lleva a cabo campañas de inspección y control a gestores y propietarios.

    En total, se han realizado 16.5856 actividades inspectoras que han derivado en 1.079 expedientes sancionadores que afectan a más de 18.785 plazas de alojamientos ilegal. A cierre de 2017 se cerraban esos 850 de estos expedientes con unas sanciones que oscilan entre los 3.001 y los 30.000 euros. La mayor porción de la tarta de expedientes se la lleva Barcelona y la Cataluña Central, con 410 expedientes iniciados, cuyos 373 ya han sido resueltos.

    También se han llevado a cabo campañas específicas sobre las plataformas de intermediación de alojamiento "y se ha conseguido que muchas de ellas hayan aumentado el grado de cumplimiento de la normativa catalana y han asumido la responsabilidad de incorporar el número de registro oficial (NIRTC) en sus anuncios de viviendas de uso turístico", según explican fuentes de la consejería de Empresa.

    Según explica el director general de Turismo de la Generalitat, Octavi Bono, "tenemos una enorme sensibilidad para el seguimiento y control de las plataformas intermediarias y nos aplicamos con un gran esfuerzo ya que somos conscientes de lo que supone una operativa que no esté bien alineada con el marco normativo y el modelo de gobernanza que queremos para el sector turístico catalán".

    De hecho, la campaña 2015-2016 implicó la apertura de 146 expedientes informativos a plataformas digitales y webs de comercialización por no incluir el NIRTC en su oferta de alojamientos turísticos. A partir de ese momento, 95 webs han ajustado sus contenidos al requerimiento de la Inspección de Turismo.

    Otros siete expedientes han sido resueltos con órdenes de cese de la publicidad de oferta de alojamiento sin NIRTC, con advertimiento de medidas de ejecución forzosa de la orden. Cuatro de esas resoluciones se encuentran sub iudice, en fase de recurso contencioso administrativo.

    En la mayor red del mundo estamos convencidos que puedes ser el mejor emprendedor inmobiliario.
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar