Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Puedes agregar InmoDiario en tus fuentes y estarás permanentemente informado
  • Te mantendremos informado diariamente de las novedades y noticias más importantes
  • InmoDiario: Actualidad y Noticias del Sector Inmobiliario
  • InmoDiario

    Un sinfín de reuniones con los diferentes colectivos afectados, en el polémico asunto de los alojamientos turísticos en Barcelona, parece haber entrado en una senda favorable de cara a elaborar, de la manera más consensuada posible, un plan que regule estos alojamientos.

    Lo que ya está claro es que, para implantar establecimientos nuevos, no se podrá sustituir en ningún caso la vivienda existente. Además, en las zonas que la normativa lo permita, los establecimientos nuevos solo se podrán situar en edificios que no tengan uso efectivo de vivienda en fecha de 1 de julio de 2015, la fecha en la que se acordó la suspensión de otorgamientos de licencias para estos alojamientos.

    También se establecerá una condición de accesibilidad mínima, de manera que los establecimientos solo podrán situarse en calles con una anchura mínima de 8 metros, para garantizar una accesibilidad adecuada.

    Además, no se permitirán nuevos alojamientos en la parte central de la ciudad, donde ya se incluye más del 50% de la oferta de plazas de la ciudad.

    Por lo que respecta a la corona del entorno de la parte central y, de cara a mantener la oferta existente, cuando un establecimiento cierre se podrá implantar otro nuevo con el mismo número de plazas. Sin embargo, el plan establecerá condiciones para implantar alojamientos nuevos que sustituyan las bajas a fin de evitar la concentración excesiva y garantizar una distribución territorial equilibrada.

    También se establecerán condiciones para la implantación de alojamientos con objeto de evitar la concentración excesiva y garantizar una distribución territorial equilibrada.

    En otras zonas, como el 22@, los barrios de la Marina y la Sagrera, habrá condiciones de regulación específica para graduar la intensidad de los usos. Y los cascos antiguos y zonas unifamiliares aisladas establecerán limitaciones a la agregación parcelaria y de tamaño de los establecimientos para garantizar la adecuada integración en el tejido urbano.

    Todas estas cuestiones volverán a ponerse sobre la mesa del tercer encuentro con los agentes implicados, previsto para el jueves 25 de febrero, del que los responsables municipales, con la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, confían salir con un documento casi definitivo del plan que se llevaría posteriormente al Pleno municipal.

  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar