Contenidos Notas de Prensa Vídeos
Bienvenido al nuevo buscador de InmoDiario. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
por 16 millones
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Te enviamos contactos cualificados y te ofrecemos herramientas para diferenciarte de la competencia
  • ¿Listo para comenzar?
  • El grupo inmobiliario que necesitas para tu éxito empresarial en un sector con alta rentabilidad
  • InmoDiario

    La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid ha convocado una subasta para la enajenación de una parcela de 37.475 metros cuadrados de superficie en el distrito madrileño de Carabanchel.

    El solar, propiedad de EMT, está situado en la avenida de Carabanchel Alto, 21 y estuvo ocupado, desde el año 1955 hasta el 2006, por la cochera de autobuses de Buenavista. Esta antigua cochera fue sustituida en 2006 por el actual centro de Operaciones de Carabanchel, situado en el mismo distrito.

    El terreno que ocupa esta parcela está actualmente en desuso y se sitúa en las inmediaciones del PAU de Carabanchel. Actualmente está catalogado como uso residencial. La subasta se realiza en la modalidad de puja al alza. El precio de salida de este solar, fijado tras la realización de una tasación independiente, es de 16.314.993,92 euros.

    La fecha límite para la presentación de la documentación que da derecho a participar en la subasta y, en su caso, la puja en sobre cerrado, es el 9 de enero de 2018. La apertura de la oferta económica se celebrará el 15 de enero de 2018 en la sede central de la EMT de Madrid.

    Se trata del enésimo intento de la EMT por vender ese activo. A finales de 2013, la cuarta subasta quedaba desierta a un precio de 15,5 millones de euros. Antes, en el tercer intento de tampoco hubo interesados, cuando el precio era de 18,7 millones. A principios de ese año, la primera subasta de esta parcela se fijó en un precio inicial de 33,3 millones de euros y se fijó en 25 millones en la segunda.

    En estos procesos de venta, los posibles licitantes conocieron la peculiar carga que pesa sobre el solar. No se trataba de una deuda financiera, sino de un hándicap medioambiental que requería proceder a la descontaminación del subsuelo antes de promover las 350 viviendas previstas.

    Labores de descontaminación que implicaban asumir un pago máximo de 1,38 millones de euros, la misma cantidad que, antes del otorgamiento de la escritura, debería constituirse como garantía en una cuenta bancaria. Y que sería devuelta una vez que se dicte resolución relativa a la plena descontaminación o se cancele la nota del Registro de la Propiedad.

    Te enviamos contactos cualificados y te ofrecemos herramientas para diferenciarte de la competencia
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar